REFLEXIONES EN EL CAMINO

lunes, 26 de septiembre de 2016

AMOR QUE NO SE RINDE

AMOR QUE NO SE RINDE "Una reflexión en el camino" 
Por Guillermo Ávila


“Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer y los dos serán una sola carne” Génesis 2:24

“Por esto” marca el fundamento, la revelación del Propósito divino, por el cual Dios nuestro Padre diseñó e integró en la naturaleza humana este llamado de amor para todo hombre y  mujer, a dejar la casa de sus padres y establecer una unidad de ser una sola carne y formar una familia.

Sin duda Dios integró en todas los seres vivos este llamado a fructificar y multiplicarse, pero solo en el hombre, a quién creó a su imagen conforme a su semejanza, integró su Propósito Eterno y maravilloso de formar una familia, su familia, que expresara sus virtudes y alabanzas sobre esta tierra.
Propósito divino que brinda a los seres humanos la más plena satisfacción, placer y realización.
Sin Propósito la relación entre los seres humanos no es más que animal.
Sin Propósito, el amor se transforma muchas veces no más que una incontrolada pasión egoísta.
Sin Propósito, ese amor hace perder muchas veces  hasta la razón.

La historia está marcada por multitudes de hombres y mujeres, que desafiados en su naturaleza por este llamado del amor han dejado la casa de sus padres, en el sueño de ser una sola carne, pero frente a los desafíos y dificultades de la vida, que muchas veces resultan insuperables, ven frustradas sus esperanzas y anhelos sin dar a luz ese fruto, y ese linaje que soñaban les traería satisfacción y plena realización.
Tal frustración ha llevado a muchos hombres y mujeres a pensar equivocadamente, que el diseño divino ha fracasado y se debe buscar otra cobertura, otra alternativa de unidad, incluso contrarias a la naturaleza humana diseñada por Dios.
El fracaso humano no significa que el diseño de Dios sea incorrecto o haya fracasado, es el hombre que ha desviado su camino, es el hombre que debe retomar la senda correcta para cosechar el fruto adecuado en su relación.

Dios nos creó para alcanzar y vivir bajo su cobertura, su bendición, bajo su amor, la principal necesidad de la naturaleza humana.
Él es Amor, su naturaleza es amor.

EL AMOR QUE NO SE RINDE. Es el amor diseñado por Dios para el cumplimiento de su Propósito en los hombres.
ES SU AMOR el que no cambia, el que no se agota, el que todo lo cree, el que nunca deja de ser, el que no se rinde, el que es fiel hasta el final, hasta consumar sobre esta tierra su voluntad.
El problema es que no podemos generar por nosotros mismos ese amor, y para tener ESE AMOR debemos tenerlo a Él, porque Él es ese AMOR.

Adán y Eva el primer matrimonio, la primera familia descrita en la historia humana, nos muestra como al perder ambos a Dios sobre sus vidas por su desobediencia, perdieron ese amor entre ellos, en su relación con sus hijos, y sus desavenencias, las traspasaron a la relación entre sus hijos, cosechando la muerte y la maldición sobre su hogar y familia.
Ellos fracasaron y no Dios.

Abraham y su esposa Sara fueron desafiados por EL AMOR DE DIOS, a dejar la casa de sus padres y unirse a su llamado para formar una familia, y ser de bendición sobre esta tierra para todas las naciones.

Este matrimonio es un ejemplo de como por su obediencia a Dios, el amor de Dios los sostuvo frente a tantas dificultades que los confrontó la vida, de tipo económico en medio de una sequía, de relaciones, de errores y malas decisiones, de conflictos bélicos, de dudas al ver pasar los años y no ver cumplidas las promesas que les habían desafiado a caminar juntos en la vida, como la esterilidad de Sara y no poder tener hijos. Ellos experimentaron la fortaleza, el consuelo, el perdón, hasta ver cumplidas las promesas de Dios y establecer una descendencia sobre esta tierra.
Abraham y Sara experimentaron EL AMOR QUE NO SE RINDE, honraron a Dios y son un testimonio  de fe hasta el día de hoy para la humanidad.

Tú y yo necesitamos ese amor, de lo contrario las adversidades y problemas de la vida, nuestras debilidades y errores, las tentaciones y las maquinaciones del maligno, destruirán la unidad y frustrarán los sueños de amor en nuestras familias.

Sin ese Amor, la muerte prematura vendrá sobre tu pacto de fidelidad y lealtad, sepultándolo en el dolor y la frustración, herida que no solo traspasará vuestros corazones, sino también el corazón de vuestros hijos, dañándolos en su crecimiento y formación.

EL AMOR QUE NO SE RINDE es el amor de Dios derramado en el corazón de los hombres, es el Amor que se hizo carne y habitó entre nosotros.
Es el amor de Dios que dejó la casa de su Padre, y vino a conquistar nuestro corazón en un desafío de amor, salvación y bendición.
Como un Novio lleno de amor por su novia, habitó entre los hombres en un PACTO DE AMOR, de fidelidad y lealtad, dispuesto a llevarlo a cabo resistiendo toda oposición hasta el costo de su propia vida, con el propósito de hacernos una sola carne con Él. ¡Qué Grande Amor!
Aunque tú y yo hemos sido infieles, desleales, desobedientes, indiferentes, ingratos, y no hemos respondido a su amor, SU AMOR QUE NO SE RINDE, soportó la humillación, la traición y se dejó crucificar en una cruz.
EL AMOR QUE NO SE RINDE no está sujeto a los demás, ni a las circunstancias, tiene vida y razón de ser en si mismo, y la derrama sobre quiénes sedientos y necesitados de Él, se rinden a sus pies.

EL AMOR QUE NO SE RINDE tiene el gozo en si mismo.
EL GOZO de ver cumplidas las promesas de su Padre sobre nosotros, EL GOZO de ver nacer el fruto de su sufrimiento, el gozo que lo llevó a enfrentar el menosprecio y la cruz para ver un linaje que honrara a Dios su Padre y le sirviera, restaurando su Propósito sobre esta tierra, y ser el primogénito entre muchos hermanos en la conformación de la Familia de Dios.

SU AMOR es tan Grande que traspasará la muerte, y se prolongará en una unidad inquebrantable con el hombre por toda la eternidad, consumándolo en una Gran Boda Celestial con el objeto de su amor, su Iglesia, su amada, la deseada de su corazón.

ES EL AMOR QUE TU Y YO NECESITAMOS en nuestras familias, en nuestros matrimonios. Es el Vino Nuevo que nos vuelve la alegría y una razón para vivir.

ES EL AMOR QUE NECESITA TODO HOMBRE Y TODA MUJER sobre esta tierra, que ha quedado por distintas razones de la vida sin formar familia, haciendo de Él, el  Gran Amor de su vida, como un esposo para la viuda, como un marido para el desamparado o desamparada.

Es el Amor que restaura en los hombres su Propósito Eterno, encontrando en ello su verdadera vocación.
Es EL AMOR QUE NO SE RINDE.


miércoles, 31 de agosto de 2016

EL PECADO DE REBELIÓN

EL PECADO DE REBELIÓN “Una reflexión en el camino”
Por Guillermo Avila


“Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras preciosas de fuego te paseabas.
Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad”
“Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor”
“¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra”

Es el relato bíblico, que describe la creación de Lucifer, un ángel querubín grande y protector, Lucero, hijo de la mañana.
Del día de su creación se dice: “En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación”
Qué hermosa descripción para la creacíón de alguien amado y deseado.

Esto nos habla del inmenso amor, dedicación y cuidado de Dios en la creación de cada una de sus criaturas.
El Edén, el huerto de Dios, nos habla de esa maravillosa recámara de amor preparada para disfrutar de su maravillosa comunión, intimidad con sus criaturas amadas. 
Cuán cercano estaba Lucifer del trono, del amor y de la presencia de Dios.

Cuánta similitud existe con la paternidad humana, creados a imagen y semejanza de Dios; cómo los padres preparan, adornan, y disponen lo mejor de ”un nido”, la mejor expresión de su amor para recibir a un hijo nacido de sus entrañas; el cuidado en su habitación, su cuna, sus vestidos, todo lo necesario para recibir al nuevo miembro de la familia. Es un motivo de fiesta y celebración.

Así fue también como nuestro Padre Celestial, preparó en esta tierra un huerto llamado Edén, “un nido” de amor, adornado con todo tipo y especies de flores, plantas, aves, animales, sol, estrellas, montes y ríos, para el día maravilloso de la creación del hombre a su imagen conforme a su semejanza. Dios estaba agradado y alegre, era el comienzo del cumplimiento del sueño de su corazón sobre esta tierra, anidado desde antes de la creación del mundo en su corazón, y ahora hecho una maravillosa realidad. Cuán henchido estaba su corazón de amor, que mirando con agrado todo lo que había creado dijo: “TODO ES BUENO EN GRAN MANERA”

Es la descripción del maravilloso comienzo de su Propósito sobre esta tierra, el anhelo eterno de su corazón paternal: “TENER UNA FAMILIA DE MUCHOS HIJOS A LA IMAGEN Y SEMEJANZA DE SU HIJO”
Su Hijo era el modelo, la imagen misma de su sustancia, el primogénito de la creación, el primogénito entre muchos hermanos, era el “Hagamos al hombre a nuestra imagen conforme a nuestra semejanza”.
Era solo el comienzo, y había un gran desafío por delante, fructificar, multiplicarse y señorear sobre todo lo creado con su bendición. 

EL PECADO DE REBELIÓN EN LUCIFER

Lucifer se rebeló a su creador, se enalteció su corazón a causa de su hermosura, y codició el lugar que Dios había diseñado para su Hijo, quiso hurtar y apropiarse de la gloria que el Padre le había otorgado en la creación, no se conformó a su gloria diseñada, quiso más, su ambición lo corrompió, y cayó en el pecado de rebelión.
¿Qué es el pecado de rebelión?
Es rebelarse contra la autoridad de Dios, y sobre quién Dios la ha delegado.
Es resistir su gobierno y su orden diseñado para el bien de su creación. 
Como fruto de su maldad, fue despojado de su gloria y destituido del lugar que Dios le había otorgado en su creación, Lucifer olvidó que no era Dios, era su creación.

Lucifer en su pecado de rebelión arrastró la tercera parte de los ángeles, transformándolos en demonios, haciéndoles perder la dignidad que Dios les había otorgado. El pecado de rebelión siempre buscará arrastrar a otros.
Lucifer perdió su esencia, corrompió su imagen, y hoy representa la maldad, la rebelión, la oscuridad, perdió su hermosura, su gloria, se transformó en diablo y Satanás, en padre de mentira, homicida, que solo existe para hurtar, matar y destruir todo diseño de Dios en su creación, se transformó en enemigo de Dios.

EL PECADO DE REBELIÓN EN ADÁN Y EVA

Así fue como Satanás vestido en una “serpiente” se introduce en el Edén terrenal, el huerto de Dios, creado para la fructificación y multiplicación del hombre a imagen y semejanza de Dios; ¿Con que propósito? hurtar, matar y destruir; destruir el maravilloso Propósito divino para el hombre y la creación, y apropiarse de la dignidad y autoridad delegada en el hombre por Dios.
Su estrategia no fue mandar al hombre, no fue imponer su voluntad, su estrategia fue “tentar” para que el hombre de sí mismo decidiera rebelarse contra la autoridad de Dios.

Así plantea la tentación, con engaño y mentira:
“Sabe Dios, que el día que ustedes decidan comer del árbol que se les ha prohibido, ustedes serán como Dios sabiendo el bien y el mal, ustedes alcanzarán la sabiduria para tomar sus propias decisiones, y NO MORIRÁN”
Satanás buscó que ellos asumieran la rebelión.
“Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella”
Ellos de sí mismo decidieron pecar, y quebrantaron el orden diseñado por Dios.

¿Cuál fue el resultado? ¿Qué vieron? 
Vieron que estaban desnudos, conocieron la vergüenza, el temor, el miedo, la culpabilidad, fue lo único que recibieron.
¿Qué perdieron?
Fueron destituidos de la gloria que Dios les había otorgado, fueron expulsados del huerto donde conocerían la muerte y el dolor dentro de su propio huerto, su hogar.
Perdieron la dignidad de ser hijos de Dios, perdieron la bendición para fructificar y ser esa expresión gloriosa de su Propósito sobre esta tierra, perdieron la cobertura, el cuidado, el vestido y la protección que Dios.
Olvidaron que eran hombres y que no eran Dios.

Satanás, el diablo, tomó potestad sobre el hombre y la creación, no con el propósito de que fuera para alabanza y gloria de Dios, sino para que reinara la muerte, las guerras, la maldición, el dolor, la mentira y la corrupción. El mundo entero quedó bajo el maligno y sus demonios,  fue el resultado del pecado de rebelión.
Satanás se transformó en  el Principe de este mundo, el mundo entero quedó bajo su potestad. y quienes anhelen fama, éxito, poder, riquezas y alguna posición de reconocimiento sobre este mundo, deberán doblegarse a sus condiciones y tratos comerciales, abriéndose así a la mentira, al engaño, a la manipulación, al abuso, al robo, a la violencia, a las guerras, y todo tipo de maldad, con el fin de alcanzar un poco de su gloria.
Esta ha sido la realidad del hombre en su historia sobre esta tierra, y de casi todas las personas que han ejercido  sobre ella alguna posición de autoridad.

“TODO ESTO TE DARÉ” fue la propuesta de Satanás a Jesús en el desierto, y sigue siendo su propuesta a los hombres, si tan solo te inclinas delante de mí y me sirves.

Y quienes han procurado  en la historia humana como Jesús hacer el bien, y colaborar al cumplimiento del Propósito de Dios, Satanás procurará acallarlos y matarlos, y usará a cualquier hombre que abra las puertas y alimenten la simiente del pecado de rebelión, como Caín, que mató a su hermano por que sus obras eran malas y las de su hermano justas.
Todos sin darnos cuenta podemos ser instrumentos de Satanás, porque solo hay dos simientes sobre esta tierra, la simiente de Dios y la simiente de Satanás y es parte de la naturaleza humana.

“Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer” fueron las palabras de Jesús a quienes procuraban matarle y eran religiosos judíos.
"Apártate de mi Satanás" fueron las palabras de Jesús a Pedro que era uno de sus apóstoles, por su intento de evitarle la cruz.

EL PECADO DE REBELIÓN EN TODOS LOS HOMBRES

Así, todo bebé nacido sobre esta tierra tendrá que luchar desde su vientre con la simiente del pecado de rebelión en su corazón, no necesitará muchos meses para ver como esa simiente crecerá y tratará de centrarlo sobre si mismo en todo lo que le rodea.
Aún naciendo en un hogar bien constituido rodeado de amor y de cuidado, crecerá, y su inocencia e ideales serán confrontados con la potestad de este mundo, que procurará corromperlo con sus concesiones y tratos  comerciales con el fin de abrirle un camino para sí, y alcanzar éxito y desarrollo personal en esta vida.

Solo la cruz, la negación  de sí mismo, la renuncia a su desarrollo egoísta y personal, abrirá una senda en su alma para alcanzar su libertad.

Porque todo aquel, que como Jesús quiera vivir en los ideales y valores de la vida de Dios en este mundo, será perseguido, humillado, despreciado y sufrirá la cruz frente al sistema de este mundo.

La tierra y los hombres necesitan ser redimidos de esta maldición, y solo Dios puede redimirnos de la maldición del pecado de rebelión.

El abuso, el maltrato, el machismo de los hombres, el enseñoreamiento sobre sus trabajadores y sobre quienes ejerce algún tipo de autoridad, es el fruto del pecado de rebelión.
La falta de sujeción de la mujer, el sentirse capaz y suficiente en si mismas para tomar decisiones sin su marido, es también el fruto del pecado de rebelión.
La rebeldía de los hijos a los padres y su falta de sujeción, es el fruto del pecado de rebelión.
Familias destruidas, adulterios, resentimientos y falta de perdón. Vicios, avaricias, robos, guerras y violencia, explotación y corrupción son todos frutos del pecado de rebelión.
Rebelión a la autoridad, al gobierno, a la Palabra y al orden por Dios establecido.
La autosuficiencia, el ser sabio en su propia opinión, son el resultado de comer del fruto prohibido, del pecado de rebelión.

Aunque muchas conductas, malos hábitos y vicios el hombre con  esfuerzo y disciplina logra superar, lo que es loable, jamás por su esfuerzo de la potestad de las tinieblas se podrá liberar.
Es admirable los logros y éxitos humanos en distintas disciplinas de la vida, como en lo deportivo, en lo artístico, en lo intelectual, político, o en lo económico, alcanzando muchas veces reconocimiento mundial, pero  por sus concesiones, la corrupción, la perversión, o sus aberraciones morales fueron el fruto del pecado de rebelión.

SOLO CRISTO PUEDE QUITAR EL PECADO DE REBELIÓN

Por eso Dios introdujo a su Hijo en el mundo, para salvar lo que se había perdido, para poner su vida en rescate por el hombre caído.
Esa es la Buena Noticia venida del cielo enviada por Dios, anunciada por los profetas en la antigüedad: "Un Hijo nos será dado, y el principado será sobre sus hombros; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Padre Eterno, Príncipe de Paz"
Fue la promesa entregada a Abraham: "En tu simiente serán benditas todas las familias de la tierra"

El cumplimiento de la promesa de Dios, anunciada desde la caída del hombre en el huerto del Edén, cuando confrontó a la serpiente antigua llamada Satanás, por el pecado de rebelión:

“De la simiente de la mujer a quién tú engañaste, nacerá UNO, que te herirá en la cabeza y te aplastará bajo sus pies”

Desde ese día todas las mujeres a travez de la historia que amaron la simiente de Dios, anhelaron  dar a luz, a quién les libraría de toda maldición por haberse rebelado a la autoridad y al gobierno de Dios.
Muchos padres recibieron proféticamente a sus hijos como Lamec, que puso a su hijo primogénito el nombre de Noé, diciendo: Este nos aliviará de nuestras obras y del trabajo de nuestras manos, a causa de la tierra que Jehová maldijo"

Así el ángel lo anunció a Maria: "Y ahora concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo"
Y su nacimientos los ángeles anunciaron: Ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor"
Y a su tiempo Jesús se manifestó entre los hombres con este mensaje:

“El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado: arrepentíos, y creed en el evangelio"
"El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos"

El anuncio del Evangelio del Reino fue su principal y primera predicación, porque sin arrepentimiento y sin restauración de la autoridad y del gobierno de Dios en el hombre, no hay restauración de su Propósito eterno sobre esta tierra.
La restauración del diseño de Dios comienza por la restauración de la autoridad y el gobierno de Dios, y el Hijo de Dios había sido ungido para dar libertad a los cautivos  y oprimidos bajo la potestad de Satanás.

Jesús fue el Hijo perfecto, perfecto en obediencia y sujeción a la autoridad del Padre “Nada hago por mi mismo” fue ejemplo y testimonio hasta su muerte.
El era el Cordero de Dios, santo y sin mancha preparado por Dios desde antes de la fundación del mundo para nuestra redención.
Así lo anunció Juan el Bautista a los hombres: "He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo"

El sacrificio perfecto que quita el pecado de la rebelión del mundo. Él en su cuerpo crucificado en el madero, cargó nuestras rebeliones e iniquidades, llevó nuestra maldición.

Jesucristo es la simiente nacida de mujer que en la cruz hirió a Satanás, la serpiente antigua en la cabeza, despojándolo de toda su potestad sobre los hombres y sobre esta tierra, y lo aplastó bajo sus pies, para dar completa libertad a todos los que con fe se acercan a Él para salvación.
“Todo aquel que confiesa a Jesucristo y cree en su obra redentora es restaurado a la libertad de los hijos de Dios”
Somos librados de la potestad de Satanás y trasladados al reino de su amado Hijo de Dios.

Por eso Dios manda a todos los hombres que se arrepientan y reciban esta Buena noticia, el Evangelio del reino de Dios, porque en ningún otro hay salvación, no hay otro mediador entre Dios y los hombres,

Este es el tiempo de la gracia de Dios, del llamado de amor y misericordia de Dios sobre esta tierra, donde Dios declara que en su Hijo Jesucristo ha quitado el pecado de rebelión en la raza humana, y que en la cruz llevó toda maldición.
Este es el tiempo de recibir la gracia de Dios por la fe, de creer que Jesús es el Cordero de Dios que quitó el pecado del mundo, recibir su perdón y recibir la Vida Eterna de Dios.

Porque viene el día y está cercano, en que la gracia  de Dios será quitada de esta tierra, cuando el Hijo de Dios venga en Gloria y Majestad como Juez y Señor de los vivos y de los muertos, para juzgar las obras de los hombres y establecer su Reino sobre esta tierra. 
¿Cuáles son  las obras justas que nos justificarán delante de Dios?
Que creamos en el que Dios envió para nuestra salvación.

Aquel día todo será manifiesto, no necesitaremos la fe. Delante de Él  toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que Jesucristo es el Señor, porque Dios así lo ha establecido.
Aquel día habrá una terrible expectación de juicio, donde Dios juzgará la rebelión de los hombres.

Ya no habrá lugar para el arrepentimiento, Satanás será echado al lugar reservado para él y sus demonios, lugar que no fue diseñado para ningún hombre, porque fue la tierra el lugar diseñado por Dios para que bajo su autoridad y gobierno fructificáramos y nos multiplicamos con su bendición.

¿Dónde vivirás por toda tu eternidad?

Aún hay tiempo para el arrepentimiento, pero ese día ya no habrá oportunidad, los hombres en su pecado de rebelión serán echados al lugar reservado para Satanás y sus demonios donde pasarán toda su eternidad.
La tierra será redimida juntamente con los hombres, y Dios reinará y consumará su maravilloso Propósito, el sueño de su corazón.

Así está escrito, así Dios lo revela en su Palabra:
“Y ví un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron,…y ya no habrá más muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron”
“Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero. En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para sanidad de las naciones. Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes, no habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos” 

Dios restaurará su huerto, el Edén, y el hombre volverá a su comunión, a vivir bajo su autoridad y su bendición, ya no habrá más pecado de rebelión.
El hombre será restaurado a la gloria de Dios, a su presencia, bajo Trono y bajo el Cordero que los redimió, con su nombre inscrito en su frente.
El hombre volverá a tener acceso al árbol de la Vida, la sabiduría de Dios, su creador.
El hombre reinará con el Cordero por los siglos de los siglos, por toda la eternidad.

Amigo y hermano
¿Qué harás frente al pecado de rebelión?



,

martes, 16 de agosto de 2016

¡ACTIVA TU BENDICIÓN!

UNA REFLEXIÓN EN EL CAMINO  ¡Activa tu bendición!
Por Guillermo Ávila



“Cuando venga el Hijo del hombre, ¿Hallará fe en la tierra?” Lucas 18:8

¿Cómo hallar fe sobre esta tierra en medio de tanta injusticia, violencia e inmoralidad?
¿Cómo hallar fe sobre esta tierra en medio de tantos desastres naturales, como sequías, tormentas, terremotos e inundaciones?

Vivimos en medio de una sociedad llena de conflictos, conflictos de relaciones, pleitos, guerras, divorcios, etc. Conflictos por infidelidad, deslealtad, hijos rebeldes, embarazos a destiempo, enfermedades y accidentes que pueden frustrar en un solo instante los sueños de una vida, y nos ponen frente al dolor, a la angustia y al poder inminente de la muerte.

Despertamos cada día y las noticias nos recuerdan la profunda crisis moral, social y económica en que vivimos, donde aún los más destacados personajes públicos nos decepcionan, y frustran las aspiraciones de los pueblos, corrompiéndose, y contradiciendo sus propios discursos.

En medio de esta decepcionante y triste realidad, abundan los mensajes de terror, que resaltan lo trágico, la desesperanza, y desplegando una densa oscuridad que nos impiden ver EL CIELO que nunca ha cambiado de lugar, o ver EL SOL que nunca ha dejado de alumbrar.

Ante esta cruda realidad, No serán los hombres  con su inteligencia, con su sabiduría y tecnología que abrirán sobre la humanidad LOS CIELOS, para activar y traer sobre los hombres LA BENDICIÓN DE DIOS.

Es Dios, y solo Dios, quién intervendrá sobre nuestra oscuridad, como un relámpago con los rayos de su luz para alumbrar  nuestro camino, para impartir fe y esperanza a nuestra pobre realidad.

Es Dios, y solo Dios, quien nos abrirá sendas donde no las hay, quién hará florecer nuestros desiertos, y derramará agua en nuestro sequedal.
Es Dios, y solo Dios, quién despertará la fe y descubrirá el alma sedienta, impartiéndole su vida y el soplo de su aliento, para que eleve UN CLAMOR en medio de su desesperación.

Es tan simple, que por lo simple le es al hombre tan difícil de aceptar, que sea solo UN CLAMOR, en medio de su angustia y aflicción lo que le traerá respiro y liberación:
¡CLAMA A MÍ, Y YO TE RESPONDERÉ!

¿Qué nos impide, a pesar de ser tan simple, activar nuestra bendición?
¿Qué nos impide, a pesar de ser tan simple, elevar al cielo nuestro Clamor?

Sin dudas, es nuestro orgullo, nuestra soberbia, lo que bloquea y endurece nuestra mente y corazón, lo que estructura nuestros pensamientos y razonamientos, que justificarán nuestra posición.

Dios resiste la soberbia, cierra los cielos, y nos aleja de su bendición.

Dios NO ESCUCHARÁ  nuestras quejas, solo escucha nuestra oración.

No es NUESTRA NECESIDAD  la que activa su bendición, no son nuestras  LÁGRIMAS las que tocarán su corazón, es nuestra FE, Es nuestra  FE  expresada en un CLAMOR lo que activará su bendición:
Como la Fe de aquel ciego de Jericó, que clamó: ¡Hijo de David, ten misericordia de mí!
Así también será nuestra FE, la que elevará un clamor que tocará su corazón.

¡Hijos, oíd mis palabras!
¡Poned atención a mi consejo!
“Cuidarás de poner por obra mi Palabra y vivirás, te multiplicarás y poseerás sobre la tierra MI BENDICIÓN”
“Cuidarás de no olvidarte de obedecer mi Palabra, no sea que te enorgullezcas y digas en tu corazón: Fue mi poder y la fuerza de mi mano, que me ha traído toda esta BENDICIÓN”

¿No es común en el hombre atribuirse así mismo el bien, a su esfuerzo y a su trabajo?
¿No es común en el hombre atribuirle a Dios nuestro mal y todo lo malo que nos ocurre?

Es por nuestra desobediencia a su Palabra, es por vivir lejos de Él, lo que ha originado sobre nosotros todo tipo de mal.

“Más si en tu aflicción te vuelves a mí,  si te HUMILLARES y CLAMARES, entonces yo OIRÉ desde los cielos, perdonaré tus pecados y sanaré tu tierra”

Dios habló a Moisés en el desierto: “He visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su CLAMOR a causa de sus opresores; pues he conocido sus angustias, y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a una tierra que fluye leche y miel, donde yo los BENDECIRÉ”

Dios no solo anhela sacarnos de nuestra aflicción (esclavitud), sino que él anhela introducirnos en SU BENDICIÓN.

No te dejes engañar; Dios no quiere tu destrucción, Dios no busca nuestro mal, Dios quiere que vivamos siempre bajo SU BENDICIÓN, fuimos creados, diseñados para recibir su bendición.

La Cruz, es la más grande demostración del amor de Dios, donde no sólo quiere salvarnos sino que alcanzamos su bendición.

Como el rescate de la esclavitud de Israel, que no concluía en el desierto, solo era un paso para introducirlos en la tierra de su bendición.
Era un paso necesario para conocerle, para aprender amarle y servirle, así administrar y cuidar la Tierra de bendición.

El vaciar al hombre de sí mismos, y despojarlo de la mentalidad de esclavitud, siempre será para Dios la mayor dificultad.

Amigo(a) y hermano(a):

Deja que su luz alumbre tu oscuridad, y aunque en el polvo de la desesperanza te encuentres, su Espíritu te impartirá su FE, la FE que hará brotar UN CLAMOR de esperanza, un clamor que tocará su corazón y activará sobre tu vida su bendición.

Es su FE  impartida a tu corazón que expresada en un profundo CLAMOR, lo que activará su bendición,
¡ACTIVA TU BENDICIÓN!

viernes, 5 de agosto de 2016

REGOCIJAOS EN EL SEÑOR SIEMPRE

¡REGOCIJAOS EN EL SEÑOR SIEMPRE! "Una reflexión en el camino"
Por Guillermo Ávila 


“REGOCIJAOS EN EL SEÑOR SIEMPRE. OTRA VEZ OS DIGO: ¡REGOCIJAOS! VUESTRA GENTILEZA SEA CONOCIDA DE TODOS LOS HOMBRES, EL SEÑOR ESTÁ CERCA” Filipenses 4:4

No es fácil asimilar estas palabras.
¿Cómo puede Dios pedirme que esté siempre gozoso?  
¿Si tan solo Él conociera mi vida, y todas las cosas que me han tocado vivir? 
Es la común pregunta que nos hacemos, cuándo no vemos una pronta salida, frente a tantas dificultades en nuestro diario vivir: como enfermedades, maltratos, abusos, partida de un ser querido, un conflicto familiar o laboral, un montón de deudas y responsabilidades que nos agobian.  
¿Cómo puede Dios pedirme que esté siempre gozoso?

Si lo normal, por la calidad de vida que nos ofrece este mundo, es vivir estresado,  malhumorados, impacientes, preocupados, muy lejos de experimentar el gozo o regocijo que Dios espera de nosotros. 
Vivimos en un mundo donde tú das a conocer alguna queja públicamente, y en un instante, tendrás una montaña de ellas.
Y la Palabra de Dios nos exhorta: “Estén siempre gozosos” “Regocíjense en el Señor siempre”
Pareciera que Dios desconociera nuestra pobre realidad humana, y no sólo eso, sino que además nos añade:  “Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres”

¿No piensas que es mucho? 

Ya estaba colapsado con tener que estar siempre gozoso, y ahora, también Dios espera que siempre sea gentil, que sea amable y comprensivo con los demás: “Qué vuestra GENTILEZA sea conocida delante de TODOS los hombres”
¿También delante de aquellos que nos ofenden y nos humillan? ¿Y quién es gentil, amable y comprensivo conmigo? ¿No lo hemos pensamos?
Yo me declaro incompetente.

Esto es una locura, es irracional, no cuadra con nuestra mente lógica y natural.
¡El apóstol es masoquista! pensaba por algún tiempo, o disfrutaba de una REVELACIÓN, o de algún tipo de vida, que yo no conocía y no tenía.

Sin duda Pablo lo había aprendido de Jesús, a quién había perseguido, y ahora era su discípulo; de quién está escrito: “Por el GOZO puesto delante de él, sufrió la humillación de la cruz, menospreciando el oprobio”
¿Cómo podría tener GOZO delante de Él, sufriendo la humillación y martirio de la cruz?

Hasta que descubrí, que ni Pablo, ni Jesús eran masoquistas, ellos tenían la REVELACIÓN de la VIDA DE DIOS, de la Paternidad de Dios, y como hijos de Dios podían disfrutar de esa VIDA DIVINA por sobre las circunstancias que tuvieran que vivir.
PABLO disfrutaban de UNA VIDA SUPERIOR, la cual es ESPIRITUAL y ETERNA, la Vida de Jesús, que no sólo le permitiría vivir la eternidad con Dios, sino que la podía experimentar sobre esta tierra, es la Vida indestructible de Dios, que nada ni nadie puede destruir. Una Vida Superior llena de gracia, de poder, de amor, y de GOZO en el Espíritu Santo.

Era la Vida que Pablo había recibido de Jesús, la Vida que por diseño y creación Adán y Eva disfrutaron en el huerto, y que por causa del pecado perdieron en Edén, pero que Jesús vino a restaurar.

“Esta es la VIDA ETERNA enseñaba Jesús, que te conozcan a ti el único Dios verdadero, y conozcan a tu Hijo, a quién tu enviaste” 
“Yo he venido para que tengan Vida, para que la tengan en abundancia”
“Yo les doy Vida Eterna”

Pablo, de haber sido un perseguidor de la fe, había experimentado el perdón de Dios y había recibido la VIDA ETERNA en Jesús, y su vida ahora era un testimonio de la obra salvadora y redentora de Dios para todos los hombres.

Hoy sabemos, que todo aquel que ha nacido del Espíritu de Dios, ha recibido la VIDA DIVINA de Dios, ha recibido el perdón de todos sus pecados, el amor y el GOZO de la salvación. 
El GOZO de la salvación, es fruto de esta Vida que nos llena de fe, de confianza en Dios y en sus promesas, es el GOZO que nos permite caminar sobre las aguas y no ahogarnos, caminar sobre el fuego y no quemarnos, que restaura nuestra relación con Dios para amarle y servirle, y estar dispuesto a dejarlo todo como Pablo, por amor a Él.

¿Recuerdas esa maravillosa experiencia, cuando Dios y su Espíritu era tan real en tu vida?

Si nunca lo has experimentado, sepas en este día, que cuando te vuelves de corazón a Dios, no sólo hay GOZO en los cielos, sino que tu corazón será lleno del GOZO de la salvación.

¿Cómo fue que perdimos el GOZO del Señor?

¿Será que como las vírgenes insensatas, no compramos aceite, y no estuvimos preparados para la venida de nuestro Señor?
¿Será que lo tuvimos por tardanza, y dejamos enfriar nuestro corazón?

La sabiduría del apóstol Pablo nos enseña, que él nunca lo tuvo por tardanza, y nunca permitió que se enfriara su corazón, nunca perdió el GOZO de la salvación. “El Señor está cerca” era su diaria confesión, y el GOZO del Señor era su fortaleza.

Pablo nunca permitió, que las circunstancias que le tocara vivir, las cuales no fueron fáciles, porque muchas de ellas le acercaron a la muerte, ocuparan el lugar del Señor en su corazón.

Pablo nunca permitió, que los afanes de la vida, que el mal testimonio de otros, u otra adversidad, le robaran el Gozo de la salvación, por el contrario, con acción de gracias en oración y ruego ponía diariamente delante del Señor lo que le  tocara vivir, pues así nos exhorta a continuación:
“Por nada estén afanosos, sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias”

Sin duda Pablo lo había aprendido de su maestro, el Discípulo Perfecto, de quién testifica el apóstol Pedro: “El nos dejó ejemplo, para que sigamos sus pisadas; el cuál no hizo pecado, ni hubo engaño en su boca; quién cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino que encomendaba su causa al que juzga justamente”

Pablo había aprendido que para mantener el GOZO de la salvación, y mostrar GENTILEZA  DELANTE DE LOS HOMBRES, primero debía aprender a estar DELANTE DEL SEÑOR, entregando  todos sus afanes, todas sus preocupaciones y problemas que la vida le presentara, en toda oración y ruego, y con acción de gracias.
Descuidar esta “BUENA PARTE” como había enseñado Jesús, daría lugar a los deseos de su carne, a su naturaleza caída y rebelde, la cual nunca estaría dispuesta para Dios.
Pablo sabía que si perdía el Gozo de la salvación, su corazón se llenaría de temores, dudas, quejas y amarguras, y como muchas veces nos ha pasado a nosotros, cuando hemos quedado expuestos en nuestra pobreza de espiritual, a los duros golpes de la vida y a los ataques del maligno, el enemigo de nuestra alma; habiendo olvidado las palabras de Señor:
“Ustedes son pámpanos, no tienen vida en si mismos. Yo soy la Vid verdadera, Yo soy la Vida eterna, sin mí o separados de mí, como los pámpanos se secarán, y serán echados al fuego por su inutilidad”

Jesús es la  única FUENTE de VIDA, es la única FUENTE de AGUA VIVA que quita la sed, el verdadero Pan que nutre nuestras almas. Así nos exhorta el Señor:
“Dos males ha hecho mi pueblo. Me dejaron a mí Fuente de Agua Viva, y cavaron para sí cisternas rotas, que no retienen el agua”

¿No ha sido esa nuestra realidad? y ¿qué hemos logrado?

Aparte de haber perdido la fe, haber perdido el Gozo del Señor, haber perdido su Paz, despojado de los recursos espirituales frente a la vida, sucumbiendo frente a las tentaciones y sus dificultades. Vivimos como cualquier hombre natural, presos de nuestro egoísmo, ira, celos, envidias, malhumorados e impacientes, con una sola diferencia, que ahora somos religiosos.

Frente a la verdad del Evangelio del Reino, que es poder de Dios para salvación, amor y Gozo en el Espíritu Santo.
Pablo lleno de la Vida y del GOZO de Dios es un testimonio de su abundante fruto, así lo declara a continuación: “ Que LA PAZ de DIOS, que sobrepasa todo entendimiento, ha guardado su corazón y sus pensamientos en Cristo Jesús”

Pablo no solo disfrutaba genuinamente del GOZO del Señor, también disfrutaba de la PAZ de Dios en medio de las tormentas de la vida.

¿Estaremos condenados a seguir viviendo en esta condición? ¿Habrá esperanza para los que hemos enfriado el corazón, y hemos perdido nuestro Primer Amor?
.
¿Cómo podemos recuperar el GOZO de la salvación?

De la misma manera que lo obtuvimos la primera vez, cuando nos arrepentimos, cuando humillamos nuestro corazón DELANTE DEL SEÑOR. Cuando recibimos nuestra salvación, o como  también David, rey de Israel, quien después de haber perdido el Gozo de la salvación por haber pecado, se humilló y clamó DELANTE de Dios: “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio. Y renueva un espíritu recto dentro de mí. No me eches de delante de ti, y no quites de mí tu Santo Espíritu. Vuélveme el Gozo de tu salvación, y espíritu noble me sustente”

Dios solícito por sus hijos, se volverá a nuestro corazón, sanará nuestra tierra, perdonará nuestros pecados, y derramará su Espíritu una vez más sobre nuestros corazones, y restaurará todo lo perdido. 
¡REGOCIJAOS EN EL SEÑOR SIEMPRE!




viernes, 29 de julio de 2016

MIRAD LAS AVES DEL CIELO

¡MIRAD LAS AVES DEL CIELO!  "Una reflexión en el camino"
Guillermo Ávila


“Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros, y sin embargo, el Padre Celestial las alimenta. ¿No son ustedes de mucho más valor que ellas?

Es impresionante e inspirador, mirar las aves del cielo cada mañana, y escucharlas cantar, llenan de vida, y de alegría el lugar donde se encuentren, sea un parque, una plaza, en la ciudad o en el campo. 

¿Las has escuchado cantar?¿Han llamado tu atención?¿No reflejan en su cántico, el disfrute de cada nuevo día?

Si pareciera escuchar, un anuncio para toda la creación, que las misericordias  de Dios son renovadas una vez más: ”Oh Buen Creador, gracias por darnos un día más de vida, gracias por permitirnos cantar y volar, gracias por la lluvia y por el sol, por permitirnos disfrutar de tu creación, gracias por preparar nuestro alimento, que para este día es tu provisión”

Las aves, no despiertan con temor o con la angustia de: ¿Qué comeré en este día, o con qué me vestiré?

No tienen temor del día de mañana, ellas confían en la provisión de su creador, y disfrutan la vida que les ha sido concedida, sin envidias, sin codicia, y sin avaricia. Es suficiente razón, para levantarse con una nueva canción.

¿Y qué de nuestra vida? ¿Cómo es nuestro diario despertar?

Jesús nos recuerda hoy, que el MIRAR LAS AVES DEL CIELO, nos entregan una gran inspiración para nuestra fe, para que aprendamos a confiar en su cuidado y provisión, para  creer, en cada una de sus promesas para los hijos de Dios.

¿Acaso vuestro Padre Celestial no tendrá cuidado de vosotros, que valéis más que las aves del cielo?
¿Acaso vuestro Padre Celestial, vuestro Creador, les ha abandonado a vuestras propias circunstancias, o es indiferente a vuestro dolor?
¿Acaso vuestro Padre Celestial, vuestro Creador, no envió a su Hijo como muestra de su gran amor y preocupación, para salvarlos, para perdonarlos y para sentarlos a su Mesa, como hijos redimidos de Dios? 
¿Por qué ponen sus ojos donde no hay luz, donde no hay ninguna inspiración para vivir, en un mundo lleno de confusión?

Esa es la razón, por qué te levantas cada día lleno de temor, lleno de dudas, de inseguridad, y en angustia cada mañana, sin alegría, y sin ningún cántico, ni gratitud en tus labios, donde solo hay quejas, críticas, y murmuración por  todo lo que te rodea, reflejando un corazón lleno de amargura y de frustración.

¿Por qué has decidido vivir en esa condición?
¿Por qué has decidido vivir lejos de su amor?
¿Por qué has rechazado su Paternidad, y vivir en orfandad?
¿Por que has decidido vivir sin Él, lejos de su Hogar, de su provisión, expuesto a los espinos, a la maleza de la tierra, al sudor de tu frente, al temor, a la angustia, a la frustración, a la maldición del pecado, y de su condenación?

¿Dónde tienes puesta tu mirada?

Hoy, te dice el Señor: "Vuelve a mirar las aves del cielo, y vuelve aprender de ellas"

¡MIRADME A MÍ! dice el Señor.¡MIRADME A MÍ, Y SED SALVOS, TODOS LOS TÉRMINOS DE LA TIERRA: PORQUE YO SOY DIOS, Y NO HAY MÁS!

viernes, 22 de julio de 2016

HAN PASADO 45 AÑOS

HAN PASADO 45 AÑOS "Una reflexión en el camino"
Por Guillermo Avila


Han pasado 45 años desde aquel 1971, cuando un grupo de jovencito(a)s entre 15 y 17 años, llenos de energía y valor salían por las puertas del Colegio Integrado de Talca, para enfrentar la vida, desafiados por muchos sueños y diferentes expectativas. Como todo joven que concluye su enseñanza media, para enfrentarse al mundo, al camino de la vida.

45 años que han llenado cada vida de una historia, historias cargadas de alegrías, de penas y de dolores. 
45 años donde hemos acumulado fracasos, logros, frustraciones y también muchas satisfacciones.

Muchos son hoy profesionales, empresarios y actores laborales. 
Algunos han hecho del deporte su vocación.
Muchos han formado familias, y la vida les ha otorgado la alegría de ser padres. 

Sin dudas, que a nuestra corta edad, no podíamos dimensionar lo frágil e incierta que pudiera ser la vida.
Algunos como Daniel, Cesar y Grace vieron truncadas sus vidas a corta edad, la muerte les alcanzó, y hoy les recordamos con amor.
Para algunos el camino de la vida, les otorgó mayores posibilidades que a otros, mayores logros y satisfacciones, para otros, el camino de la vida les resultó más duro y difícil de caminar; como haya sido, todos hemos experimentado en alguna forma el dolor, la angustia, el fracaso, así como el éxito; las alegrías y momentos maravillosos que hoy podemos recordar con gran satisfacción.

Algunos tal vez nunca pensaron viajar, o hacer de otras latitudes su hogar.

Tal vez algunos corrieron demasiado rápido, y el tropiezo, o un duro golpe, les hizo considerar lo apresurado de sus decisiones, y tuvieron que volver a comenzar.
Tal vez algunos no quisieron correr, y los años le han demostrado lo torpe de su decisión, y consideran que ya es tarde, como para volverlo a intentar.
Hay experiencias que nos son comunes a todos los mortales, las lágrimas por alguna pérdida apreciada, el sufrir alguna enfermedad, como también las alegrías por algún logro o satisfacción.

Algunos hemos enfrentado la muerte más de una vez, cara a cara, y solo la gracia de Dios(que es el dador de la vida) nos ha permitido contar nuestra historia, son nuevas oportunidades que nos ofrece Dios y la vida, para remediar algún mal, y el buen camino volver a retomar.

Algunos hemos comprobado, cuan desequilibrados podemos ser en la vida, al gozar de un éxito material y sufrir el fracaso familiar, o gozar de una estabilidad familiar, y no poder la economía consolidar.

Han pasado 45 años, y sin duda, hay muchas historia que contar pero eso, NO ES LO MÁS IMPORTANTE, no es cuántas historias hemos podido acumular, LO MÁS IMPORTANTE, lo más trascendente en la vida, es cuánto hemos podido madurar, es cuánto la vida nos ha podido enseñar, es cuánta sabiduría hemos podido alcanzar, para como herencia legar.

HAN PASADO 45 AÑOS, y me pregunto: 

¿He aprendido a ser más humilde, menos soberbio, menos orgulloso?
¿He aprendido a amar, y a perdonar?
¿He aprendido a ser más honesto, más sincero, y transparente?
¿He aprendido que Dios, la familia, son más importante que mi trabajo?
¿He aprendido el valor de ser padre, o el valor de la amistad con los hijos?
¿He aprendido el valor, el respeto, y amor a mi esposo o esposa?
¿He aprendido a honrar a mis padres?
¿He aprendido a ser más tolerante, más paciente, a ser una mejor persona?

Sin duda, en general como sociedad chilena, hemos aprendido MUY POCO del dolor, y del sufrimiento de nuestra historia.

Han pasado 45 años, que me han hecho no solo recordar, sino también reflexionar.


miércoles, 13 de julio de 2016

LA DISCIPLINA DEL PADRE

“LA DISCIPLINA DEL PADRE”  Una reflexión en el camino
Por Guillermo Ávila



“Cuando éramos niños, nuestros padres aquí en la tierra nos corregían, y los respetábamos. ¿Por qué no hemos de someternos, con mayor razón, a nuestro Padre Celestial, para obtener LA VIDA?” Hebreos 12:9

Todo hijo sobre esta tierra crece con alguna medida de disciplina, bien o mal aplicada, y es lo que desarrolla una buena o mala relación entre padres e hijos.
Una correcta disciplina debe apuntar a un claro objetivo, sea este intelectual, artístico, artesanal, deportivo, moral, religioso, etc.
Todos desarrollamos algún tipo de disciplina, y son la áreas que desarrollamos en la vida.

“Nuestros padres aquí en la tierra nos corrigen, según lo que les parece más conveniente, y aún así los respetamos”
Como la irresponsabilidad, la impuntualidad, la mentira, el engaño, el desorden moral e intelectual, la avaricia, el tabaquismo,el alcoholismo, etc. también son desarrolladas en la vida, y en la mayoría de los casos crecieron junto con nosotros en nuestro hogares.

QUÉ IMPORTANTE ES EL ROL DE LOS PADRES, CUANTA RESPONSABILIDAD RECAE SOBRE ELLOS.

Una de las causas de nuestro CAOS SOCIAL Y FAMILIAR en la formación de los hijos, es la FALTA  DE MODELOS VÁLIDOS, para inspirar a los jóvenes a asumir  una “paternidad responsable”

¿Qué inspiración de responsabilidad puede recibir un joven que le toca crecer, con padres que no pudieron validar un pacto de amor para toda la vida?
¿Qué modelo de vida les podemos entregar a nuestros jóvenes, cuando ellos crecen con padres inconsecuentes, corruptos, inmorales, que solo les interesa el dinero, y que no les importará la forma o el medio para obtenerlo?
¿Qué modelo de vida le entregaremos a nuestros hijos, si al ejercer liderazgo en nuestra sociedad, sea político, laboral, religioso, educacional, paternal, etc. pisoteamos frente a todos “NUESTRO DISCURSO FILOSÓFICO Y MORAL” de principios para edificar  sociedades justas, familias con honra y dignidad, sin siquiera  avergonzamos de nuestra falta de integridad.

NECESITAMOS URGENTE UN CAMBIO DE REFENTE PARA NUESTRAS VIDAS
NECESITAMOS URGENTE UN CAMBIO DE PATERNIDAD, NECESITAMOS URGENTE COMO SOCIEDAD PONERNOS BAJO UNA DISCIPLINA QUE NOS LLEVE A LA VIDA Y NO A LA MUERTE.

Dios nuestro creador, es nuestro Padre Celestial que nos ama, es el VERDADERO REFERENTE para LA PATERNIDAD TERRENAL.
Dios nuestro Padre nos ha demostrado su amor, dándonos a su propio Hijo.
Dios nuestro verdadero Padre, nos ha dado su Espíritu para participarnos su naturaleza, para hacernos sus hijos en su Hijo, y desarrollar en nosotros su VIDA. UNA VIDA TRASCENDENTE.
Y como todo Padre que ama a sus hijos, los disciplina, para desarrollar en ellos su Propósito, conformarnos a  su Hijo, la imagen que todos perdimos producto del pecado heredado.

“¿Por qué no hemos de someternos, con mayor razón a nuestro Padre celestial, para obtener la VIDA QUE PROVIENE DE DIOS?”
“Nuestro Padre celestial nos corregirá para nuestro verdadero provecho”
“Si, Él nos predestinó desde antes de la fundación del mundo, para que fuesemos adoptados hijos suyos, en amor, por medio de su Hijo Jesucristo, por el puro afecto de su voluntad”
“El Padre no quiere cualquier tipo de hijos, El Padre quiere hijos  santos y sin mancha delante de Él”

¿CUÁNTO NECESITAMOS RECONOCER A NUESTRO VERDADERO PADRE, que con amor nos corrige y nos disciplina, para hacernos santos, como Él?
Nos quiere ver crecer en gracia y sabiduría como su HIJO. 
SOLO QUIÉN ES VERDADERO PADRE CORREGIRÁ A  SU HIJO, Dios, nuestro Padre celestial, NO CORREGIRÁ, a quién no reconozca su paternidad, lo dejará como un  bastardo, a su libre albedrío, a su voluntaria condenación y muerte.

Porque SOLO QUIÉN ES HIJO acepta la corrección de su Padre, porque toda disciplina o corrección al aplicarla, no es agradable al momento, muchas veces es dolorosa, pero luego dará fruto a quien la recibe, un fruto lleno de paz y de justicia.

“Un bastardo” tiene un espíritu indomable, incorregible, lleno de rebeldía, orgullo y soberbia. Resistirá su disciplina.
“Un hijo” tiene un espíritu humilde, acepta corrección, reconoce sus errores, cambia de actitud, pide perdón y perdona, buscará honrar y agradar a su Padre. Aceptará su disciplina.

LA DISCIPLINA DEL PADRE.