REFLEXIONES EN EL CAMINO

miércoles, 6 de abril de 2016

EDIFICANDO CASA EN EL SUEÑO DE DIOS

EDIFICANDO CASA EN EL SUEÑO DE DIOS
"Una reflexión en el camino"
Por Guillermo Avila

Si el Señor no edifica la casa,
En vano trabajan los que la edifican,...
Por demás es que os levantéis de madrugada,
y vayáis tarde a reposar, y que comáis pan de dolores;
Pues a su amado dará Dios el sueño:
"He aquí, herencia del Señor son los hijos;
Cosa de estima el fruto del vientre.
Como saetas en mano del valiente
así son los hijos habidos en la juventud.
Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos;
No será avergonzado cuando hablare con los enemigos en la puerta"
Salmo 127

Cuando alguien se propone edificar una casa,  necesita  planos, un buen terreno, buenos materiales, recursos y conocimientos de construcción, para establecer buenas fundaciones que la sostengan frente a las discrepanciais del tiempo.

Pero no es esta "la Casa" que Dios quiere y promete edificar, es solo una figura, de la "verdadera Casa" que es espiritual, es la constitución del matrimonio entre un hombre y una mujer, con el propósito de establecer una familia conforme al Eterno Propósito de Dios.

Esa es la Casa que Dios quiere edificar, donde el terreno es el corazón, los planos la revelación, el conocimiento la sabiduría, y el fundamento es nuestro Señor.

Es la Casa diseñada por Dios, y que se edifica en su amor y su bendición.

LA BENDICIÓN, que en el huerto Dios entregó a Adán y Eva para su edificación, y que ambos despreciaron para su perdición.
LA BENDICIÓN, que después del diluvio Dios restauró en la familia de Noé, para preservar su Propósito y sueño de amor: "Tener una Gran familia, con muchos hijos a la imagen del Hijo de Dios".
LA BENDICIÓN, que Dios entregó a Abraham, para bendecir su familia, su linaje y su simiente, en la cual serían benditas todas las familias de la tierra.
LA BENDICIÓN DE DIOS, consumada en aquella cruz para que hoy en su Hijo, todos los hombres, todas las familias, y todas las naciones sean edificadas en el Sueño de Dios.

Sin esa BENDICIÓN,  todo es caos y todo es confusión, ¿Cuántos divorcios? ¿Cuántos fracasos? ¿Cuántos hijos carentes de una verdadera paternidad e una verdadera identidad?

Amigo(a)s y hermano(a)s:

¡No basta!,  no es suficiente "un corazón enamorado", no es ese el verdadero amor de nuestro amado.
"El enamoramiento" no tiene el poder ni la capacidad para creer, no sabe esperar y no sabe sufrir , no puede sostenerte en la adversidad, menos alcanzar el fruto de una verdadera unidad.

Muchos de tus sueños se desvanecerán junto con tu corazón, porque no tienen la esencia y la naturaleza de su eternidad.
"Demás es madrugar y venir tarde a reposarª nos declara el salmo, porque a su amado dará Dios el sueño, el sueño de abrazar su Propósito Eterno, que solo él sabe y quiere edificar.

EN EL SUEÑO DE DIOS

Los hijos, son herencia y bendición del Señor, son los hijos que preservarán su Propósito de generación en generación.
Las madres, dan valor y gran estima al fruto de su vientre, para dar a luz hijos que serán herederos de las promesas de Dios.
Los varones, son valientes para preservar la unidad, y pelear la  buena batalla de la fe.
Valientes, para defender su paternidad en la paternidad de Dios para junto a sus esposas criar a sus hijos en disciplina y amonestación del Señor, para ver cumplirse en su familia el maravilloso Propósito de Dios.
En el sueño de Dios, su presencia es la garantía de su bendición. Son bienaventurados los que se disponen y colaboran para su edificación. No serán avergonzados los que en él han confiado, porque  enemigos de Dios y su Propósito siempre se han levantado.
No serán avergonzados, porque por sobre sus posesiones y por sobre sus emociones Dios los ha edificado.
Como dice otro salmo: "Dichoso el hombre que temes al Señor y es obediente en su amor. Comerá el fruto de su trabajo, será feliz y le irá bien. En la intimidad de su hogar, su mujer será como vid cargada de uvas; sus hijos, alrededor de su mesa serán como retoño de olivo, así será bendito el hombre que teme al Señor" y abraza el sueño de Dios.

Edificar en el Sueño de Dios, es edificar en su amor victorioso y triunfador.

jueves, 31 de marzo de 2016

¡YO SÉ QUE MI REDENTOR VIVE!

¡YO SÉ QUE MI REDENTOR VIVE! Una reflexión en el camino
Por Guillermo Ávila
         

Solo Dios y Job sabían cuan dramática y cuan dolorosa era la noche en que se encontraba,  cuan oscuro y angustiante era el momento que tenía que vivir.
Fue en medio de esa terrible y oscura noche, que de lo profundo de su corazón brotarían estas palabras, que marcarían un antes y un después en su dramática historia: ¡Yo sé que mi redentor vive! ¡Yo sé que mi redentor vive!

Job, de ser un empresario próspero y exitoso en su generación, había sufrido una estruendosa caída. Había sido víctima de un humillante ultraje y robo de todos sus bienes, que no eran pocos.
Había sido víctima de dos grandes catástrofes naturales, una erupción volcánica que había hecho descender fuego del cielo, quemando y destruyendo todo su ganado, y de un terrible huracán que destruyó y arrastró todas sus posesiones, dando muerte con ello a todos sus empleados, y a sus diez hijos, todo en un solo día.

Job, había sufrido una terrible y dolorosa tragedia familiar.

Como si fuera poco, sería atacado por una terrible sarna maligna, que lo afectaría de la cabeza a los pies, afligiendo su cuerpo y postrándolo frente a sus amigos, quienes en vez de consolarle ante tan mísera condición, lo juzgarían y culparían por su lamentable estado.

Al dolor y al sufrimiento por todas estas pérdidas, su aflicción física, el juicio y humillación de sus amigos cercanos. Su propia esposa, lejos de ser una ayuda idónea en medio de su dolor, le instigaba a maldecir a Dios, para luego dejarse morir.

Es que no es tan fácil encontrar una respuesta racional, cuando tienes que vivir tan magra realidad.

Es que no es tan fácil encontrar una explicación, en medio de tanto dolor.

Es que no es tan fácil visualizar la bondad, y el amor de un Dios justo, en medio de tanta adversidad.

Cuando este mismo Dios le había declarado: "No hay otro hombre como mi siervo Job: perfecto, recto, temeroso y apartado del mal en su generación"

No es fácil encontrar  un hombre como Job, con la capacidad de sufrir y soportar tanta humillación, sin caer en una profunda crisis de angustia y depresión. Sin sufrir un ataque de nervios, una irritación del colon, o reventar el corazón.

Es también natural la pregunta: ¿Cómo Dios puede permitir tanto dolor? o ¿Cómo entender la justicia de su amor?

Quienes hemos leído completa la historia de Job, conocemos el desenlace final:
"Quitó Dios la aflicción de Job, aumentó al doble todas sus posesiones, su postrer estado fue mejor que el primero, Dios le consoló con nuevos diez hijos para vivir 140 años más,  donde vio a los hijos de sus hijos, hasta la cuarta generación y murió viejo, y lleno de días"

¡Qué precioso desenlace! ¡Qué maravilloso final!

¿Cómo se sustentó Job en medio de su aflicción?
¿Cómo pudo salir y superar tan terrible condición?

La respuesta nos la entrega el mismo Job, fue su fe y su paciencia, en una Palabra de Revelación de Dios:
"Yo sé que mi Redentor Vive, y al fin se levantará sobre el polvo y después de deshecha esta mi piel, en mi carne he de ver a Dios. Al cual veré por mi mismo, y mis ojos lo verán y no otro, aunque mi corazón desfallece dentro de mí"

Esta Palabra de Revelación, es el testimonio de Dios en la vida de Job.
Esta Palabra de Revelación, es la respuesta de Dios a toda realidad humana, y por todas las generaciones.

"Lámpara es a nuestros pies su Palabra, y lumbrera es a nuestros caminos"

Cuan importante es una Palabra de Revelación de Dios, en medio de la adversidad. Es como una LUZ en la oscuridad.

Sin una Palabra de Revelación, todo es caos, confusión y desesperación.
Sin una Palabra de Revelación, no hay esperanza para las realidades de la vida, es una puerta abierta a la amargura, a la angustia, a la queja, y ha caer en un estado de depresión.

Job, se abrazó a una Palabra de Revelación: ¡YO SÉ QUE MI REDENTOR VIVE!

YO SÉ: El sabía, Job tenía la revelación de quién era Dios, y quién era para él. Para Job Dios era una realidad presente, porque lo había sido en su pasado y en cada experiencia de su vida.
Y ahora frente a su tragedia y a su pobre condición, DIOS era, y sería SU REDENTOR.

La palabra "redentor" en hebreo es "GOEL", que significa "pariente", "pariente cercano".
Dios había establecido por ley a Israel, que cuando una persona hubiese perdido su libertad, sus bienes, su herencia, y hubiese caído en desgracia y desamparo, "un pariente" ,"un pariente cercano" tenía la facultad de redimirle, de rescatarle, y restaurarle de esa miserable condición.

Está escrito en Levítico 25:25 "Si se hubiere empobrecido tu hermano, su pariente más cercano vendrá y rescatará lo perdido por su hermano"

Fue en esa Palabra de Revelación de Dios, que Abraham se levantó como "pariente cercano" en favor de su sobrino Lot, que se había ido a vivir cerca de Sodoma, donde habían sido atacado por la alianza de cuatro reyes, quienes les habían ultrajado y robado todos sus bienes,  llevándolos cautivos junto a toda su familia. Dios le da la victoria a Abraham para redimir a Lot,  le rescató a él, su familia y todos sus bienes.
Dios salió al encuentro de Abraham para honrarle y bendecirle por tan honrosa acción, era un tipo y figura de su maravilloso plan redentor.
Lamentable Lot nunca entendió que la bendición de Dios para él y su familia, estaba en la cobertura de su tío "pariente cercano" Abraham.

Fue por esta Palabra de Revelación de Dios, que Rut la moabita, una mujer viuda, sin hijos y en desamparo económico, se llega a Booz por insinuación de Noemí su suegra, con el propósito de ser redimida y rescatada de su condición.
Booz como "pariente cercano" la redime, la toma como esposa, le da hijos y restituye en ella la honra y la bendición.
Rut abrió su corazón a la revelación, formando parte del linaje del Mesías, fue bisabuela del rey David, un varón que encarnó de su espíritu, un corazón conforme al corazón de Dios.

¿Cuántos necesitamos ese "PARIENTE CERCANO" que nos tienda la mano y nos levante, cuando estamos desprotegidos y desamparados?

¿Cuántas veces tú y yo lo hemos necesitado?

Job sabía que Dios era SU PADRE, "su pariente cercano" quién sí podría rescatarle en medio de su angustiante condición, el sabía que su Padre era real y presente en quién podía depositar su fe y esperanza en medio de su aflicción. Dios era y sería su redentor.

¿Es Dios tu Padre en quién sí puedes confiar?

Dios nuestro Padre se ha hecho "cercano" a todos los hombres, en su Hijo, y en la Cruz pagó el precio de nuestra redención.

Job pudo ver el gran amor de Dios su Padre, en su Hijo, quien pagó en la cruz el precio por su redención, siendo levantado de la muerte en resurrección: "El se levantará del polvo" la muerte no podría detener su obra redentora consumada en aquella cruz.

Job en medio de su aflicción pudo ver a Cristo, su "pariente cercano" quién no se avergüenza de llamarnos  hermano, para en su muerte y resurrección, nos levantara del polvo de nuestra condenación.
"Ahora mis ojos te ven" fueron las palabras de Job, que alumbraban su nuevo amanecer.

El Hijo participó de nuestra humanidad, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, al diablo, y así librar y redimir a todos los que por el temor a la muerte, vivíamos en vida en completa esclavitud.

"Yo sé que mi redentor vive, y al fin se levantará sobre el polvo"

Job sabía que para experimentar la resurrección, era necesario participar de la crucifixión.
.
Era necesario morir, como José morir a sus sueños, como Abraham poner la vida en sacrificio vivo en un altar, y aún perder todas sus posesiones, para experimentar en esta vida el poder glorioso de su resurrección.

Es un paso necesario de la verdadera fe, no debes buscar culpables, ni dentro ni fuera de ti, solo es necesario morir para volver a vivir.

No busques preservar y eternizar lo temporal, puede ser un impedimento para ver tu verdadera riqueza espiritual.

 "Yo sé que después de deshecha esta mi piel, en mi carne he de ver a Dios, al cual veré por mi mismo, y mis ojos lo verán, y no otro, aunque mi corazón desfallezca dentro de mí"

Para visualizar la eternidad y nuestra verdadera bendición espiritual, necesitamos experimentar en vida, en aquellas pequeñas y cotidianas pruebas de nuestra fe, su poder glorioso y redentor, el poder de su resurrección.
Son primicias de los bienes venideros que un día en nosotros han de manifestarse en plenitud, porque la tierra volverá a sonreír, las plantas volverán a cantar, los árboles volverán a aplaudir, cuando no habrá más muerte, ni habrá más dolor, ni más lágrimas, porque la Vida de Dios se manifestará y todo lo transformará.

No busques eternizar tu cuerpo, que al polvo necesariamente deberá volver para que del polvo, al oír la voz de nuestro redentor se levante en gloria, por el poder de su resurrección.

Jesús es NUESTRO REDENTOR, el pagó plenamente el precio por nuestra redención:

Entregó su vida para darnos vida.
Se hizo pobre para enriquecernos.
Fue herido para sanarnos, molido para perdonarnos.
Fue clavado en una cruz, para clavar y quitar de nosotros toda maldición.

Quién no experimente en vida su redención, jamás entenderá el poder de su resurrección.

¿No era el desierto un paso necesario para alcanzar la tierra de promisión?

"Porque es necesario, que tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo"

Puedes decir como Job en medio de tu oscuridad: "Yo sé que mi redentor vive" "Yo sé que en mi carne he de ver a Dios, aunque mi corazón desfallece dentro de mí"

Si morimos con Cristo también viviremos por él. si somos con el crucificados seremos juntamente con él resucitados.

¡Yo sé que mi redentor vive!
Porque él vive, hay esperanza para mi dolor y para tu aflicción.

Porque como el sol traerá su Luz a tu oscuridad, si haces de Jesús en este día tu redentor, y recibes en tu corazón esta Palabra de Revelación.

Porque la muerte, los demonios y el diablo tiemblan ante nuestro redentor, no pueden oponerse a su brazo de poder, aunque fue herido en su calcañar y humillado en una cruz, nuestro redentor lo venció y fue levantado por el Padre triunfante en resurrección, le arrebató las llaves del Hades y de la muerte para levantar en su gloria y resurrección, a todos sus hermanos, a todos los hijos de Dios, que por su bendita fe de generación en generación, hoy duermen en el Hijo de Dios, esperando la plenitud de su redención consumada en aquella cruz.

¡Yo sé que mi redentor vive!

viernes, 18 de diciembre de 2015

UN ESTABLO, LO MEJOR QUE LOS HOMBRES PODEMOS OFRECER

UN ESTABLO, LO MEJOR QUE LOS HOMBRES PODEMOS OFRECER.
Por Guillermo Avila


"Dichosos los pobres en espíritu, porque el Reino de los cielos es para ellos" Mt. 5:3

Hasta un niño se pregunta ¿Por qué la humanidad no pudo ofrecer un mejor lugar para el nacimiento de Jesús, el Hijo de Dios?
¿Por qué un establo mal oliente, sucio, diseñado para el uso de animales para su nacimiento?

Si toda autoridad humana es dada por Dios, y muchos usan su nombre para conseguir mejor respaldo y popularidad, ¿No pudieron reaccionar ante tal injusticia?. Que el creador del universo y dador de la vida  fuese recibido con mayor dignidad por sus criaturas sobre esta tierra.

Si este hecho aconteciera en nuestros días, ¿Serían mejores las condiciones para Jesús?

RESPONDAMOS ESTAS PREGUNTAS

¿Cuántos de los hombres que buscan a Dios, se acercan a Él con el propósito de honrarle verdaderamente sobre esta tierra?
¿Cuántos de los que le buscan y dicen valorizarlo están dispuestos a vivir bajo su gobierno?
¿Cuántos le consideran realmente en su diario vivir, y en sus decisiones?

MÁS BIEN:

¿No son los más, que quieren sacarlo de toda influencia sobre sus vidas, negándole, y hasta auto convenciéndose que Él no existe para acallar sus conciencias?
¿No son los más, los que consideran que sus logros de vida son el fruto de sus capacidades y esfuerzos, y que no necesitan de Él?
¿No son los más, los que le buscan sólo para obtener un beneficio, un milagro o una sanidad? Pues viven vidas centradas en sí mismos y en sus propios proyectos, donde Dios no tiene cabida.

SI ES ASÍ:

¿Por qué habría de detenerme en la vida para considerar donde ha de nacer Jesús, el Hijo de Dios?. Si ni siquiera me interesa que nazca, y más aún no quiero que nazca, para que no interfiera en mi vida y en mis proyectos. Y si naciera, y quisiera interferir en mi vida, en mis intereses, no dudaría para crucificarle.

¿Cuántas autoridades corruptas apoyarían el nacimiento de Jesús, el Hijo de Dios? ¿Para qué? ¿Para que les demande una correcta y ética manera de ejercer la autoridad delegada por Él?

Sin duda, serían los primeros, pues ya lo están haciendo con su forma de vivir que gritarían: ¡Crucifíquenle!¡Crucifíquenle!

Los hombres estamos dispuestos a promover a cualquier dios, con tal que no hable,  que no nos pida cuentas, y que no busque gobernar nuestras vidas e interferir en nuestros planes, un dios que solo satisfaga nuestros deseos. ¡Jamás! promoveríamos a Jesús, quién es Dios y Señor de todo, y que el principal propósito de su nacimiento será restaurar el Reino y Gobierno de Dios sobre esta tierra.

La miseria, la pobreza y suciedad de ese ESTABLO,  es lo único que sinceramente le podemos ofrecer a Dios, pues ese ESTABLO, es el verdadero reflejo del corazón del hombre, de nuestro corazón infectado por el pecado, de nuestro egoísmo, de nuestras soberbias, de nuestro orgullo, de nuestras justicias que son trapo de inmundicia, de nuestros rencores, resentimientos, deslealtades e infidelidades; de nuestras mentiras, engaños e inmundicias. Eso somos delante de Dios, no hay otra fotografía de nuestras realidad, aunque la cubramos con nuestras apariencias de piedad a los ojos de los demás.

Quién descubra esta verdad, y la pobreza de su espíritu, se le revelará la belleza del Gran Amor de Dios naciendo en ese ESTABLO, las riquezas del Reino de Dios restableciéndose entre los hombres, para que tú y yo seamos restaurados a su comunión, seamos restaurados a su Propósito Eterno diseñado por Dios para todos su hijos. Se le revelará la Salvación, y el perdón de todos sus pecados en EL ESTABLO DE SU CORAZÓN.

Quién descubra esta verdad, no tendrá temor de entregar su pobreza para ser enriquecido con su riqueza, y permitir que en su ESTABLO, en su corazón, nazca el Hijo de Dios.

UN ESTABLO, LO MEJOR QUE LOS HOMBRES PODEMOS OFRECER.









lunes, 23 de noviembre de 2015

¿QUIÉN ES TU VERDADERO PADRE?

¿QUIÉN ES TU VERDADERO PADRE?  “Una Reflexión en el Camino”
Por Guillermo Avila


“Miren cuánto nos ama el Padre, para llamarnos hijos de Dios, y lo somos” 1 Juan 3:1


Sin duda una de las más grandes necesidades del hombre sobre esta tierra, es la necesidad de paternidad.
El sentimiento de orfandad, abandono, falta de amor, soledad, es generalizado, no solo lo experimentan quienes por diversas circunstancias han quedado desprovistos de padre.

Es una falencia que deja muchos vacíos; emocionales, psicológicos y espirituales; independientemente de haber tenido la bendición de un padre natural y  que este haya sido responsable y cuidadoso en su rol paternal, ningún padre en si mismo puede cubrir con plenitud las necesidades en el desarrollo de la vida de un hijo, podrá cubrir las necesidades materiales, las necesidades formativas y emocionales básicas pero, ¿Cómo podría llenar el vacío del corazón y del espíritu humano?
Es muy frustrante cuando un hijo y un padre no entienden esta verdad.

La paternidad humana aún en su mayor expresión, es solo una figura, de la verdadera paternidad de Dios para todos hombres.

Fuimos creados y diseñados para ser hijos, cubiertos por el amor paternal de Dios y una correcta paternidad incluye sus dos aspectos fundamentales: el amor (intimidad)y la autoridad (gobierno).

Todo ejercicio de autoridad fue diseñada como una expresión de la paternidad de Dios sobre esta tierra, sin dicha revelación, se tergiversará el objetivo de dicho servicio, frustrando las expectativas de quién la ejerce y de quienes la reciben. Es por todos conocidos en todos los ámbitos de la vida; como el abuso, la manipulación, el autoritarismo, el maltrato y la humillación en el ejercicio de la autoridad  es la causa principal de la deformación del carácter y de la personalidad humana.

El mayor error humano, es intentar a partir de nuestras traumáticas, y muchas veces dolorosas y  decepcionantes experiencias, especialmente con nuestros padres naturales, proyectar un entendimiento y conocimiento de lo que es la autoridad y paternidad de Dios.

Para muchos es un paso irreconciliable.

Necesitamos no una interpretación, sino UNA REVELACIÓN de LA PATERNIDAD DE DIOS.

DIOS  es Padre de toda la creación, porque de sí mismo y de su corazón todas las cosas  fueron creadas y existen. Todo proviene de Él. El no usó nada externo a si mismo para crear todas las cosas, el es la fuente de todo, Él es Dios.

Por sus manos fuimos formados para vivir sobre esta tierra, de su aliento nos dio vida, heredamos sus genes, su imagen y su semejanza, como está escrito: “Dios, Tú eres nuestro Padre; nosotros somos el barro, tú nuestro alfarero; ¡Todos fuimos hechos por ti mismo!”

Fuimos creados por amor y para vivir necesitamos de su paternidad de amor, ese es nuestro hábitat natural diseñado por Dios, fuera de el nos secamos, enfermamos y morimos. Sin Él somos impulsados a buscar en lugares, en formas, cosas y personas equivocadas, que sólo harán más traumática nuestra experiencia terrenal en busca de la felicidad.

Todas las etapas fundamentales de la vida, como el nacer, el crecer, el estudiar, trabajar, formar familias, envejecer y morir, podemos transformarlas en experiencias  traumáticas y dolorosas, porque solo tienen UN SENTIDO trascendental  y PROPÓSITO en Él.

El no tener LA REVELACIÓN DE SU PATERNIDAD  nos llevará a una vida sin sentido verdadero, abrazando ideas, ideología, religiones y pensamientos que solo nos llevarán a la muerte y destrucción. De allí nace la envidia, los celos, el egoísmo, la avaricia, la ambición desmedida, la competitividad enfermiza, las mentiras, engaños, pleitos, guerras, fornicación,  sexualidad sin propósito, y tantas otras cosas que solo frustran la experiencia humana.

El no tener LA REVELACIÓN DE SU PATERNIDAD, nos llevará a vivir con miedos, inseguridades, temores, falta de identidad, haciéndonos presas fáciles de hombres corruptos que solo buscan manipular las debilidades y falencias humanas para conseguir sus egoístas intereses.

LA REVELACIÓN DE SU PATERNIDAD, trae convicción y seguridad de tu verdadera identidad. Sabes que eres un hijo de Dios, sabes de donde vienes. No eres fruto de la casualidad, fuiste concebido en amor por tu Padre Celestial.
Al igual que Jesús, tú naciste del Espíritu de Dios.

LA REVELACIÓN DE SU PATERNIDAD  da testimonio a tu espíritu de quién es tu verdadero Padre, que te ama y desea lo mejor para tu vida, que nunca te abandona y nunca te abandonará.
Que cualquiera sea la circunstancia por vivir, tu Padre te cuida, te protege y te guarda.
Que puedes recostarte en sus brazos con seguridad, disfrutar de su intimidad, y decirle ABBA Padre.

LA REVELACIÓN DE SU PATERNIDAD le ha dado sentido y Propósito a tu vida. Eres su hijo, como hijo deseas honrarle y en humildad permites que te forme, te corrija y restaure en ti la imagen de su Hijo, quién es su imagen y su modelo de vida para todos los hombres.
Sabes que como hijo tienes derechos, responsabilidades y privilegios.
Sabes que eres heredero de todas sus promesas.
Sabes porqué te dio vida, porqué debes estudiar, madurar y trabajar, porque formarás o has formado una familia, porqué te ha dado hijos e hijas, y porqué tu vida debe ser un ejemplo y un testimonio de su paternidad.

LA FALTA DE REVELACIÓN DE SU PATERNIDAD hace el servicio cristiano un cansador activismo, y una imposición de normas que impiden disfrutar del amor, el consuelo y de esa maravillosa relación de intimidad de un hijo con su Padre.

LA REVELACIÓN DE SU PATERNIDAD te permite vivir confiado, sin temor a la muerte porque hemos pasado de muerte a vida. Sabes que el morir es ganancia y que estar con Él es la mayor y más gloriosa experiencia humana.

LA REVELACIÓN DE SU PATERNIDAD te trajo a la Vida Eterna y sabes que en la Casa de tu Padre hay muchas moradas, y una está preparada para ti. 
Sabes que tu Padre por su Gran Amor , porque no hay otro amor más grande, envió a su Hijo, su unigénito Hijo a morir en una cruz, para perdonar tus pecados y quitar de tu corazón la rebelión y abrir así un camino de restauración, para que SU PROPÓSITO ETERNO, diseñado en su corazón en la eternidad para todos los hijos de los hombres, se cumpla en tu vida. 

LA REVELACIÓN DE SU PATERNIDAD manifiesta a los verdaderos hijos de Dios, quienes llenos de gratitud saben complacer el corazón del Padre, porque saben adorarle en espíritu y en verdad.

¿Es Dios tu verdadero Padre?







jueves, 8 de octubre de 2015

UNA VOZ AL PUEBLO DE DIOS EN LAS NACIONES

UNA VOZ AL PUEBLO DE DIOS EN LAS NACIONES
Por Guillermo Avila


Hace exactamente cuatro años, Octubre del 2011. Dios habló a mi corazón y puso el deseo de COMPARTIR LA FE a través de este medio, nunca había escrito de esta manera, era un desafío en mi servicio al Señor, más Él me recordó una palabra que siendo soltero me entregó respecto a formar una familia con quien es hoy mi amada esposa, y con quien Dios nos ha regalado cinco hijos, tres de los cuales ya han formado hermosas familias para Dios.

"Rebosa mi corazón palabra buena; dirijo al rey mi canto; mi lengua es pluma de escribiente muy ligero.
Eres el más hermoso de los hijos de los hombres; la gracia se derramó en tus labios; Por tanto, Dios te ha bendecido para siempre, con tu gloria y con tu majestad.
En tu gloria sé prosperado; cabalga sobre palabra de verdad, de humildad y de justicia, y tu diestra te enseñará cosas terribles.
Tus saetas agudas, con que caerán pueblos debajo  de ti, penetrarán en el corazón de los enemigos del rey" Salmo 45: 1-5

Sin duda es una Palabra profética encarnada plenamente por nuestro amado Salvador, pero que en Él, esta palabra tiene una medida aplicada a nuestras vidas, y que Dios buscaba desarrollar en mi vida.

Cada palabra escrita "REFLEXIONES EN EL CAMINO" ha sido una descripción del  proceso de mi propia vida, y que es el proceso en la vida de cada creyente sobre esta tierra en su perfeccionamiento en Cristo.

¿Quién no ha cruzado un desierto en la vida, pensando por instantes que nunca tendría fin?
¿Quién no ha experimentado el quebrantamiento y la humillación  de su alma, en su proceso de crecimiento espiritual?
¿Quién no ha necesitado una palabra de consuelo y de esperanza en medio de sus tribulaciones?
¿Quién no ha dado un grito de alegría cuando ha experimentado una victoria en el Señor?
¿Quien no ha necesitado una palabra de sabiduría en algún momento de oscuridad?

Así me ha dicho el Señor:
"He aquí he puestos mis palabras en tu boca", escríbelas.

"Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar"

Dios quiere arrancar la mentira establecida en nuestras mentes, que nos impiden oír y creer lo que Dios anhela y ha prometido para nuestras vidas.
Dios quiere derribar lo que el maligno a construido por generaciones para impedir establecer su linaje sobre tu casa.
Dios quiere que abras tu corazón y espíritu, para recibir su Semilla de Vida que edificará SU PROPÓSITO sobre tu vida.
Dios quiere restaurar Su Propósito Eterno, su diseño original en el hombre sobre esta tierra.

Yo quiebro en la autoridad de Dios toda maldición, toda fortaleza sobre tu mente, para que la Palabra de Dios fructifique y traiga el bien prometido por Dios.

¿Que puedo percibir? ¿Que puedo ver en el Espíritu?

Lo que Dios le mostró al profeta Jeremías: "Veo una vara de almendro"

El almendro es el árbol que florece antes que todos los demás.

Bien has visto dijo Jehová al profeta; "PORQUE YO APRESURO MI PALABRA PARA PONERLA POR OBRA"

Amigo y hermano:

El tiempo es corto, y Dios se apresura en sus juicios sobre esta tierra.
El tiempo es corto, y Dios visita a los suyos para levantar y restaurar su testimonio sobre las naciones.
El tiempo es corto, levántate, suelta todo lo que debes soltar y tómate de la Palabra de Dios que es segura, y Dios se apresura a cumplirla.
El tiempo es corto, no tienes que vivir en tibieza y pobreza espiritual, echa mano a la Vida Eterna y renueva tu corazón para Dios.
El tiempo es corto, Ora y pide que SU REINO se establezca sobre esta tierra, que su voluntad sea hecha como en el cielo.
El tiempo es corto, llénate de su Espíritu y recibe poder para vivir victorioso en cualquier circunstancia.
Abre tus ojos y mira, Dios viene con poder y con recompensa sobre los suyos.
Desarrolla tu fe, ejercita tu fe, porque la fe une el cielo con la tierra.

AMIGO Y HERMANO:

SI ESTA PÁGINA TE HA BENDECIDO EN ALGÚN MOMENTO DURANTE ESTOS CUATRO AÑOS.

SI ESTA PÁGINA A TRAIDO CONSUELO, FE O SABIDURIA DE DIOS A TU VIDA, Y TE HA EDIFICADO, ENTONCES  HA VALIDO LA PENA.

SI TE HA SIDO DE EDIFICACION, ESCRIBE ALGO Y MOTIVARÁ MI CORAZÓN PARA SEGUIR HACIÉNDOLO.

GRACIAS POR TU TIEMPO, Y GRACIAS A TODOS LOS HERMANOS QUE ESCRIBEN Y EDIFICAN CON SUS APORTES EN ESTE GRUPO "COMPARTIENDO LA FE"







miércoles, 9 de septiembre de 2015

UN NUEVO ORDEN MUNDIAL

UN NUEVO ORDEN MUNDIAL
“Una reflexión en el camino”
Por Guillermo Ávila


“El designio de Dios en Cristo: Unir bajo su gobierno todas las cosas, tanto en el cielo como en la tierra” Efesios 1:10

La expresión “UN NUEVO ORDEN MUNDIAL” hace referencia al intento de establecer un nuevo periodo en la historia de la humanidad, un gobierno único a nivel mundial, que unifique los anhelos políticos, económicos y religiosos del hombre en un contexto de paz y armonía, que permita su desarrollo pleno sobre esta tierra.

Pareciera que todos los esfuerzos humanos al respecto han resultado vanos e infructuosos, cuando vemos que el supuesto orden se transforma en desorden, la supuesta paz se transforma en guerras y muerte.

Sin duda, estos anhelos en el corazón del hombre tienen  un origen divino, fuimos concebidos para habitar en armonía y bendición sobre esta tierra, y así lo conciben casi todos los planteamientos filosóficos del hombre cuando diseña una agrupación o institución social que aspira al bienestar y desarrollo integral del hombre, pero que en su desarrollo es carcomida por su mal manejo, el egoísmo, la avaricia, la corrupción y el abuso.

Porque todo ejercicio de gobierno humano individual ha dado como resultado el abuso de poder, la falta de respeto, falta de rectitud y reconocimiento de los demás, trayendo el dolor, la frustración, la humillación y esclavitud de sus semejantes. Esto aplicado a la familia, a una institución social, empresa o nación.
Es una excepción encontrar algo diferente, el machismo es un espíritu aplicable tanto al hombre  como a la mujer, es un desorden del ejercicio de la autoridad exenta de verdadero amor.

La convivencia entre parejas no es otra expresión de este machismo que no considera sinceramente el bien del otro, si es tu caso, te desafío a preguntar a tu pareja si no quisiera casarse contigo si tú se lo propusieras, no he conocido ninguna mujer normal que sinceramente no lo desee, ellas por su naturaleza buscan protección y seguridad, y Dios creó al hombre para proveerla. ¿Qué mujer normal no anhela vestirse de blanco y en un altar hacer un pacto de amor para toda la vida, y ver crecer a sus hijos con protección y seguridad?

Somos testigos como diariamente las mujeres demandan a sus parejas y esposos por abusos, maltratos, falta de protección para ellas y para sus hijos.
Somos testigos de los abusos laborales, somos testigos del engaño, abuso religioso y la manipulación de personas que sinceramente buscan acercarse a Dios.
Somos testigos a nivel mundial de régimen totalitarios y autoritarios que abusan del poder por interés egoístas, y como sus compatriotas deben buscar asilo y protección en otras naciones.

Los sistemas de gobiernos colectivos, como las modernas democracias, no quedan fuera de este juicio,  han resultado un rotundo fracaso en las naciones, donde la anarquía de las minorías se ha empoderado sembrando el caos, la anarquía, la violencia y el desorden social.

Buscando el orden, cosechamos el desorden.
Buscando la paz ,cosechamos la violencia, las guerras y la muerte.

¿Cómo poder canalizar este anhelo divino?

Sin duda Dios TODO lo hizo bueno. Nos creó con el propósito de ser un solo pueblo, una sola familia sobre esta tierra.
En el no hay caos, desorden, ni oscuridad. El es luz.
El creó un maravilloso marco natural (Aves, animales, árboles y corrientes de aguas, bajo la luz de sol para el día y la luna y las estrellas para inspiración para la noche) para bendecidos fructificáramos y nos multiplicáramos llenando esta tierra.

No fue, ni es culpa de Dios el desorden, las enfermedades, el dolor, el caos, la violencia, y la corrupción sobre las naciones, los abusos en las familias, las injusticias, y los vicios e inmundicias personales.

Es el fruto de nuestra rebelión al orden y gobierno de Dios.

El gobierno de Dios trae orden y verdadera libertad al hombre. Fuimos creados para vivir bajo el gobierno del amor paternal de Dios.

Rechazar su gobierno, es rechazar su bendición, su paz, su protección y vivir con una verdadera identidad y propósito sobre esta tierra.
El verdadero bienestar de las naciones, de las familias y de cada ser humano se encuentra en  ser restaurado en el gobierno de Dios .

Jesús definió el reino de Dios, como el lugar donde Dios gobierna, el lugar donde es hecha su voluntad.

Y el llamado a los hijos de Dios, es orar al Padre, pidiendo que VENGA SU REINO sobre esta tierra, que SU VOLUNTAD sea hecha sobre esta tierra como es hecha en el cielo.

En el cielo no hay injusticias, no hay muerte, no hay dolor, no hay guerras, no hay egoísmo ni avaricia, en el cielo reina la paz, la santidad y el orden de Dios.

Donde es hecha su voluntad es donde Dios gobierna, y su voluntad es BUENA, AGRADABLE Y PERFECTA.

Si en una nación solo hay caos, violencia, delincuencia, desorden, angustia, pobreza, sin duda no hay gobierno de Dios
Si en una familia hay abuso, violencia, dolor, quejas, sin duda no hay gobierno de Dios
Si en una institución o empresa hay injusticias, abusos, humillación, y no se puede servir con agrado, sin duda no hay gobierno de Dios.

Donde gobierna Dios se hace su voluntad, y su voluntad es buena, agradable y perfecta.

Es Buena, porque nos hace bien al cuerpo, al alma y al espíritu.
Es agradable, porque trae paz, gozo y armonía.
Es perfecta, porque es lo mejor que no puede ocurrir, no existe nada mejor.

Si hemos de ver mejores días sobre esta tierra, los hijos de Dios, los discípulos de Jesús, deben diariamente orar y pedir al Padre: ¡Venga tu reino¡!Venga tu gobierno! !Hágase sobre esta tierra Dios tu voluntad¡

Esa debe ser la necesidad básica y fundamental para la vida, por sobre el vestido, la comida y la bebida enseñó Jesús.

Debemos buscar su reino y su justicia, con la fe y la esperanza, que su gobierno traerá la respuesta a TODAS nuestras necesidades humanas.

Es el llamado de Dios para ver mejores días sobre nuestras naciones y familias, como primicia de lo que un día será definitivo, la instauración en plenitud de su reino sobre esta tierra.

No hay otro camino, no hay otra esperanza, porque no hay otro mediador entre Dios y los hombres, su Hijo Jesucristo, a quien Dios exaltó hasta lo sumo, coronó de gloria y lo estableció como autoridad suprema sobre su reino.
Su reino que llenará todo el universo y toda la tierra de su gloria.

Dios Padre se ha propuesto reunir TODAS las cosas en su Hijo, las que están en los cielos y las que están en la tierra.

Viene un NUEVO ORDEN MUNDIAL, el reino de Jesucristo sobre esta tierra. La reconciliación plena de la tierra con el cielo.

No es el final de todas las cosas, es la restauración del diseño de Dios para esta tierra y para esta humanidad. La plenitud del propósito de Dios para los hombres que reinarán con él para siempre.

Somos llamados a este NUEVO ORDEN MUNDIAL que Dios establecerá en la persona de su Hijo Jesucristo. Fuimos predeterminados por diseño para alcanzar su voluntad.

“Si vengo pronto dice el Señor de señores, el Rey de reyes, y traigo el premio que voy a dar a cada uno conforme a lo que haya hecho. Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin.
Dichosos los que lavan sus ropas para tener derecho al árbol de la vida y poder entrar por las puertas de la ciudad. Pero fuera quedarán los pervertidos, los que practican la brujería, los que cometen inmoralidades sexuales, los asesinos, los que adoran ídolos y todos los que aman y practican el engaño. Yo Jesús, he enviado  mi ángel para declarar todo esto” Apoc.22:12-16

Jesús en la cruz a través de su muerte y resurrección, pagó el precio y preparó un lugar para ti y para mí en el reino de su Padre.

“En la Casa de mi Padre muchas moradas hay, voy pues a preparar lugar para vosotros, para que donde yo esté, ustedes también estén.
¿Creen en Dios? Crean también en mí, fueron sus últimas palabras antes de ir a la cruz.

VIENE UN NUEVO ORDEN MUNDIAL



martes, 19 de mayo de 2015

UNA GRAN FE "UNA REFLEXION EN EL CAMINO"

UNA GRAN FE
Por Guillermo Ávila

“Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón. Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio. Pero Jesús no le respondió una palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros. Él respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme! Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos. Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, GRANDE ES TU FE; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora” Mateo 15:21-28

Jesús exaltó la Fe de esta mujer, “GRANDE ES TU FE”.
Hasta tal punto puede crecer nuestra FE que logra unir lo que yo quiero con lo que Dios quiere; así se lo manifestó a esta mujer: “Hágase contigo como quieres”
Lo que ella quería era lo que Dios quería. “Y su hija fue sanada desde aquella hora”

Si hay algo que produce placer y agrado al corazón de Dios es UNA FE CRECIDA; porque sin FE es imposible agradar a Dios.

Esta había sido la enseñanza de Jesús reiterada a sus discípulos. La necesidad de una fe que crece, les había dicho: “Porque el Reino de los cielos es SEMEJANTE al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo, el cual a la verdad es  la más pequeña de las semillas; PERO UNA VEZ QUE HA CRECIDO, es la mayor de las hortalizas, y se hace un árbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas”

Jesús que sabe TODAS las cosas y que sabía lo que iba hacer. Sabía que estaba frente a UNA FE CRECIDA, FUERTE Y SÓLIDA, y era una hermosa oportunidad para enseñar a sus discípulos, y para dejarnos una enseñanza a todos nosotros en los siglos venideros;  COMO UNA FE DEBE CRECER.

Sin duda la fe de esta mujer había crecido, y el evangelio de Marcos nos muestra como esta creció y se desarrolló: “Levantándose de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón; y entrando en una casa, no quiso que nadie lo supiese; pero NO PUDO ESCONDERSE. Porque una mujer, cuya hija tenía un espíritu inmundo, luego QUE OYÓ DE ÉL, VINO, Y SE POSTRÓ  A SUS PIES” Marcos 7 :25

Una Fe que crece se desarrolla por OIR A y DE JESÚS. Es tan importante lo que OÍMOS de Jesús, especialmente en este tiempo donde muchos muestran a un Jesús distorsionado. La fe crece por el OIR a Jesús, esta mujer escuchó lo correcto de Jesús y eso permitió que su fe creciera en forma correcta.

Una verdadera fe SIEMPRE ENCONTRARÁ A JESÚS, porque es perseverante en su búsqueda, porque sabe que el que busca halla y al que golpea se le abrirá, aunque sea a la mitad de la noche; Dios se levantará como enseñó Jesús, por su importunidad y le dará TODO lo que necesita.

Una verdadera fe sabe que debe ir a Jesús ante su necesidad, que no hay otra respuesta para las necesidades de la vida, no hay otro PAN que sacie su hambre.

Una verdadera fe sabe que debe venir y postrarse a sus pies, humillar su corazón, porque sabe que no hay mérito alguno en él, que Dios no responderá por ser su amigo y Padre, lo hará porque es BUENO Y MISERICORDIOSO; y en Jesús ha hecho un PACTO de amor y de misericordia para todos los hombres. La FE perseverará en ello.

En la historia de esta mujer podemos descubrir las características de UNA GRAN FE, que sin duda agrada y satisface el corazón de Dios.

1.- UNA FE GRANDE NO SE INTIMIDA ANTE LA MAGNITUD DEL PROBLEMA.
Una gran fe no se intimidad ante la magnitud de la montaña, que representa la magnitud de tu problema o dificultad delante de tus ojos.
Su hija era atormentada “gravemente” por un demonio. Era un gran problema, imposible de resolver humanamente en su tiempo como también en el nuestro. Era un dolor y un tormento muy grande para su familia, que tal vez muchos de nosotros nunca hemos vivido y no quisiéramos nunca vivirlo.

Más ella sabía que para Jesús, el Señor, el Hijo de David, no había nada imposible. Él era Dios, el creador de todas las cosas, y por quién todas las cosas subsisten.
Ella había OÍDO, que en Jesús, el Mesías de Israel, Dios había prometido UN PACTO DE GRACIA Y DE MISERICORDIA, no solamente para Israel, sino para TODAS las familias de la tierra. Ella había OÍDO que en Jesús Dios estaba dando libertad a los cautivos, que Jesús no había venido para condenar al mundo, sino para que el mundo fuese salvo por Él.
Ella sabía que TODO mal provenía de Satanás el diablo y que Jesús había venido para deshacer las obras del diablo.
Ella sabía que solo en Jesús tenía esperanza del favor de Dios a su necesidad.

Como Josué y Caleb, quienes no se intimidaron frente a los hombres gigantes, armados, y numerosos, frente a las ciudades amuralladas como verdaderas fortalezas, ante la cantidad de obstáculos que tendrían que vencer para conquistar LA TIERRA PROMETIDA, porque creyeron que Dios estaba a su favor y su amparo se había apartado de los hombres de esa tierra.

Así esta mujer no se intimidó ante la magnitud de su problema, porque había escuchado y creído que Jesús es MAYOR que todos los problemas.

2.-UNA FE GRANDE NO SE DETIENE ANTE EL SILENCIO DE JESÚS
“Pero Jesús no le respondió palabra”
Cuantas veces nos hemos encontrado en medio de un gran dolor y dificultad, y hemos acudido a Jesús, hemos llorado a sus pies y solo hemos obtenido su silencio.
Jesús nunca hace nada sin un Propósito Divino.
Si Jesús no respondió palabra, es que Él sabía lo glorioso de la Fe de esta mujer y la Gloria de Dios que alcanzaría para su familia.

La verdadera Fe sabe que cuando Dios guarda silencio, es porque hay UN PROPÓSITO MAYOR, y sabe que Dios no solo desea satisfacer nuestras necesidades temporales, ÉL desea encaminarnos en su PROPÓSITO ETERNO.
Jesús prueba la Fe de esta mujer delante de sus discípulos, para que fueran testigos de la manifestación de UNA GRAN FE.
Ella en vez de desanimarse o volver atrás, se postró a sus pies y reiteró su oración: ¡Señor, socórreme!

DEBEMOS SABER que cuando Dios guarda silencio, es porque está trabajando, esta edificando nuestra vida, quebrantando nuestro orgullo y soberbia, trabajando con nuestro carácter, dejando manifiesto nuestras verdaderas intenciones, si nuestra búsqueda es sólo por lo que Él nos puede dar o por lo que Él es.
El nos ama y nos busca para sí.

3.- UNA FE GRANDE RESISTE LA OPOSICIÓN DE LOS HOMBRES,  y aún la de sus propios hermanos.
“Entonces acercándose sus discípulos, LE ROGARON, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros”
En otras palabras le rogaron: “No atiendas su necesidad, despídela, no nos importa su dolor, que se vaya y muera en su dolor y tormento”

Cuán duro e insensible puede ser el corazón humano, y con esos hombres Jesús pretende llevar a cabo su obra sobre esta tierra. CUAN GRANDE ERA LA FE DE JESÚS.
Este ataque, creo es uno de los más terribles utilizado por  el maligno para destruir nuestra fe.
Tú lo puedes esperar del mundo, pero no de tus hermanos.

José el soñador, el hijo d Jacob, lo sufrió de una manera terrible, pensó que al compartir la revelación de Dios que llenaba su corazón a sus hermanos, sus hermanos le comprendería y le apoyaría, pero fue al contrario, desató la envidia y los celos, y Satanás uso esos sentimientos para procurar matar y destruir no solo su fe, sino que su propia vida.
José terminó esclavo en Egipto, calumniado y encarcelado, pero SU GRAN FE, llevó a cumplimiento los propósitos divinos en su vida, favoreciendo aún a sus propios hermanos con su fruto.

Jesús también sufrió la incomprensión de su hermanos.
Es una prueba de cómo el maligno gobierna y ejerce potestad en la mente y el corazón de los hombres, de donde Jesús vino a  rescatarnos y  a transformarnos para Dios y SU PROPÓSITO.

¡Cuántos han vivido una experiencia similar?

La gente no encuentra oposición en Jesús, la encuentran en los hermanos muchas veces.

Por esa Gran FE, Jesús sufrió la contradicción de los pecadores (de su propio pueblo) contra sí mismo, esa Fe le dio  una visión y gozo, que puso delante de él para sufrir la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios, transformándose en el autor y consumador de nuestra fe.

Una FE GRANDE nace de una gran revelación de Jesús, el Hijo de Dios.

La FE de esta mujer pudo superar y resistir el ataque incomprensible aún de los discípulos de Jesús.
Satanás usó aún al más cercano de sus discípulos para traicionarlo y procurar destruir SU FE y cambiar su destino, usó al que comía y untaba el pan en su plato, a Judas Iscariote, su hombre de confianza.

4.- UNA FE GRANDE RESISTE TODO ATAQUE DE CONDENACIÓN, resiste todo ataque religioso que procura distorsionar y anular la efectividad de la revelación de Jesucristo.
Jesús realizó este ataque a la FE de esta mujer para evidenciar como el maligno procura mantenernos en la condenación, NEGANDO la eficacia de la cruz y  la obra de Dios a favor de todos los hombres, y poner en luz  la GRAN FE  de esta mujer y los efectos que esta produciría en su contexto.

Jesús dijo delante de sus discípulos: “NO ESTÁ BIEN tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos”

La religión judía, la interpretación de las Escrituras de los fariseos y escribas, había producido una gran separación entre la casa de Israel y todas las demás naciones.
Ellos se sentían favorecidos por Dios por sobre los pueblos paganos y gentiles, a quienes llamaban “perrillos”. En parte era verdad, porque Dios había llamado a Abraham su gestor, de en medio de un pueblo pagano e idólatra como los Caldeos, prometiéndole bendecirle a Él y su descendencia, pero el Propósito final era usarlos como medio para bendecir a todas las naciones de la tierra.

Para ellos los gentiles eran pueblos paganos, que vivían como "perros", animales sin moral y ninguna norma valórica. Ellos eran el pueblo de la Ley y se sentían orgullosos de ello, a pesar de que tampoco la cumplían, razón por la cual Jesús los llamó hipócritas.

Si hay un “espíritu maligno” sobre esta tierra que destruye y anula la fe de los hijos de Dios es el “espíritu de condenación”
Satanás que ha estado presente en cada experiencia dolorosa, traumática y pecaminosa de nuestra vida, porque el busca matar, robar y destruir no solo nuestra fe, sino también nuestra vida. Nos recordará y nos acusará delante de Dios de que por causa del pecado, no somos merecedores de ninguna de sus bendiciones, abogando que la paga del pecado es muerte, y que él ganó esa posición por nuestra desobediencia en Adán, ejerciendo su potestad sobre nuestras almas.
Así mantiene en esclavitud y en ignorancia a los hombres, acalla sus bocas, anula toda autoridad espiritual, y destruye la fe de los hijos de Dios.

Esta mujer era sirofenicia, cananea, nació y creció en medio de la idolatría y la cultura pagana de su pueblo, ella no tenía duda de su vida alejada del verdadero Dios y su Palabra, pero sí sabía, sí había OÍDO y CREÍDO, que el Mesías, que el Hijo de David, que vendría sobre esta tierra por medio de Israel,  Dios lo había ungido para dar buenas nuevas a los pobres, le había enviado para sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; a anunciar el año agradable de Dios no solo para su pueblo sino para todos los pueblos de la tierra y ella lo necesitaba. Y ese día estaba frente a sus ojos.

En Cristo, el Mesías de Dios, alcanzaba ahora LA BENDICIÓN DE DIOS a todas las familias de la tierra, sin importar su origen cultural o religión.

Ella sabía que el “NO ESTÁ BIEN”  de Jesús, era una prueba a la revelación de su FE, y que la verdad era “UN SI DE DIOS” en Jesús para bendecir a todos "los perrillos" de la tierra, que se acercan a la mesa del Señor. Verdad que para los discípulos era incomprensible por causa de las tradiciones e incorrectas enseñanzas de sus maestros religiosos.

TODO hijo de Dios debe saber y creer que Dios en Cristo tomó TODO EL ACTA QUE NOS ERA CONTRARIA, donde  se registran todos nuestros pecados y maldiciones heredadas o asumidas, Cristo la clavó en el madero, allí  despojó todas las potestades y triunfó sobre ellas en la cruz.
En Cristo TODOS nuestro pecados fueron perdonados, Jesús es nuestra justicia, Jesús es nuestro abogado y Satanás ya no tiene potestad sobre nuestras vidas, ni puede acusarnos delante del trono de Dios.
Cristo venció al pecado y venció a Satanás, y su victoria, hoy es la victoria de todos los hijos de Dios.

Así que basta de flagelarse y autocondenarse. Cristo venció a Satanás, quitó el pecado, y quitó toda maldición, para liberar sobre los hombres TODA BENDICIÓN DE DIOS.

Si tú y yo nos acercamos al Señor, es con un corazón humillado,  porque es por fe en SU SACRIFICIO, no hay virtud alguna en el hombre, por cuanto todos pecamos y todos quedamos destituidos de la gloria de Dios, sean judíos o gentiles.

Nos acercamos a Dios por medio de SU PACTO de amor y de misericordia por medio de su Hijo, que Cristo consumó a nuestro favor en una cruz antes que naciéramos, antes que hubiésemos hecho bien o mal.
No es por obras,  como pensaban los fariseos, es por gracia, es por fe, para que nadie se gloríe en sí mismo, nuestra gloria es Cristo y nos gloriamos en su cruz.

Esta mujer sabía que ella no era buena y que no tenía en si misma ningún mérito, pero SABÍA que quien estaba delante de ella era EL HOMBRE MÁS BUENO del universo, era la BONDAD hecha carne, era la fuente de toda GRACIA y de toda MISERICORDIA.

Esta mujer cambiaría el NO ESTÁ BIEN, en un SÍ, SEÑOR, porque sabía quien era Jesús, el Hijo de David: “SÍ, Señor; pero los perrillos comen las migajas que caen de la mesa de sus amos”, Y SABÍA que un corazón contrito y humillado Jesús nunca rechazaría.

¡OH MUJER, GRANDE ES TU FE, HÁGASE CONTIGO COMO QUIERES”
Fueron las palabras de Jesús.

¡Que maravillosa enseñanza!

¿Cuánto podemos aprender de esta mujer cananea?

Son las personas que van delante en el Reino de Dios, para inspirarnos a crecer en la FE, para pararnos firme en la vida.
"En esa misma hora su hija fue sanada"
Trajo lo espiritual a lo natural, lo sobrenatural a su pobre realidad humana. Dios enriqueció su vida, restauró su familia y le usó como un maravilloso testimonio para inspirar a muchos a venir a los pies de Jesús. Multiplicó su bendición y la vida de Dios sobre otros.
“Vinieron las aves e hicieron nidos en sus ramas” ¡Bendito sea el Señor!

Así sigue el relato en Mateo:

“Pasó Jesús de allí y vino junto al mar de Galilea; y subiendo al monte, se sentó allí y esperó”
“Y se le acercó mucha gente que traía consigo a cojos, ciegos, mudos, mancos, y otros muchos enfermos; y los pusieron a los pies de Jesús, y los sanó; de manera que la multitud se maravillaba, viendo a los mudos hablar; a los mancos sanados, a los cojos andar, y a los ciegos ver; y glorificaban al Dios de Israel”

¡Qué avivamiento provocó esta GRAN FE en su región!

Cuánto  inspiró  LA FE de esta mujer, la FE en otros, para que estos  cargaran  sus enfermos, y subieran LA MONTAÑA donde estaba Jesús,  hasta llevarlos a sus pies y experimentar lo sobrenatural, los milagros y sanidades sobre sus vidas y familias.

Cuánta salvación fue derramada  sobre aquellos lugares, sobre aquellas familias gentiles y paganas.

No hay MONTE que pueda detener UNA GRAN FE, no hay montaña que no pueda subir  para alcanzar la bendición de Dios.  

Cuánto necesitamos una fe que crece, que llegue a ser UNA GRAN FE, y veamos el fruto de la VIDA de Dios en nuestras familias, comunidades y naciones. .

Esta mujer ESCUCHÓ de Jesús, VINO y SE POSTRÓ a sus pies,  ¿Qué harás tú?

¡Señor, ayuda mi incredulidad!
¡Señor, aumenta mi FE!