REFLEXIONES EN EL CAMINO

martes, 16 de agosto de 2016

¡ACTIVA TU BENDICIÓN!

UNA REFLEXIÓN EN EL CAMINO  ¡Activa tu bendición!
Por Guillermo Ávila



“Cuando venga el Hijo del hombre, ¿Hallará fe en la tierra?” Lucas 18:8

¿Cómo hallar fe sobre esta tierra en medio de tanta injusticia, violencia e inmoralidad?
¿Cómo hallar fe sobre esta tierra en medio de tantos desastres naturales, como sequías, tormentas, terremotos e inundaciones?

Vivimos en medio de una sociedad llena de conflictos, conflictos de relaciones, pleitos, guerras, divorcios, etc. Conflictos por infidelidad, deslealtad, hijos rebeldes, embarazos a destiempo, enfermedades y accidentes que pueden frustrar en un solo instante los sueños de una vida, y nos ponen frente al dolor, a la angustia y al poder inminente de la muerte.

Despertamos cada día y las noticias nos recuerdan la profunda crisis moral, social y económica en que vivimos, donde aún los más destacados personajes públicos nos decepcionan, y frustran las aspiraciones de los pueblos, corrompiéndose, y contradiciendo sus propios discursos.

En medio de esta decepcionante y triste realidad, abundan los mensajes de terror, que resaltan lo trágico, la desesperanza, y desplegando una densa oscuridad que nos impiden ver EL CIELO que nunca ha cambiado de lugar, o ver EL SOL que nunca ha dejado de alumbrar.

Ante esta cruda realidad, No serán los hombres  con su inteligencia, con su sabiduría y tecnología que abrirán sobre la humanidad LOS CIELOS, para activar y traer sobre los hombres LA BENDICIÓN DE DIOS.

Es Dios, y solo Dios, quién intervendrá sobre nuestra oscuridad, como un relámpago con los rayos de su luz para alumbrar  nuestro camino, para impartir fe y esperanza a nuestra pobre realidad.

Es Dios, y solo Dios, quien nos abrirá sendas donde no las hay, quién hará florecer nuestros desiertos, y derramará agua en nuestro sequedal.
Es Dios, y solo Dios, quién despertará la fe y descubrirá el alma sedienta, impartiéndole su vida y el soplo de su aliento, para que eleve UN CLAMOR en medio de su desesperación.

Es tan simple, que por lo simple le es al hombre tan difícil de aceptar, que sea solo UN CLAMOR, en medio de su angustia y aflicción lo que le traerá respiro y liberación:
¡CLAMA A MÍ, Y YO TE RESPONDERÉ!

¿Qué nos impide, a pesar de ser tan simple, activar nuestra bendición?
¿Qué nos impide, a pesar de ser tan simple, elevar al cielo nuestro Clamor?

Sin dudas, es nuestro orgullo, nuestra soberbia, lo que bloquea y endurece nuestra mente y corazón, lo que estructura nuestros pensamientos y razonamientos, que justificarán nuestra posición.

Dios resiste la soberbia, cierra los cielos, y nos aleja de su bendición.

Dios NO ESCUCHARÁ  nuestras quejas, solo escucha nuestra oración.

No es NUESTRA NECESIDAD  la que activa su bendición, no son nuestras  LÁGRIMAS las que tocarán su corazón, es nuestra FE, Es nuestra  FE  expresada en un CLAMOR lo que activará su bendición:
Como la Fe de aquel ciego de Jericó, que clamó: ¡Hijo de David, ten misericordia de mí!
Así también será nuestra FE, la que elevará un clamor que tocará su corazón.

¡Hijos, oíd mis palabras!
¡Poned atención a mi consejo!
“Cuidarás de poner por obra mi Palabra y vivirás, te multiplicarás y poseerás sobre la tierra MI BENDICIÓN”
“Cuidarás de no olvidarte de obedecer mi Palabra, no sea que te enorgullezcas y digas en tu corazón: Fue mi poder y la fuerza de mi mano, que me ha traído toda esta BENDICIÓN”

¿No es común en el hombre atribuirse así mismo el bien, a su esfuerzo y a su trabajo?
¿No es común en el hombre atribuirle a Dios nuestro mal y todo lo malo que nos ocurre?

Es por nuestra desobediencia a su Palabra, es por vivir lejos de Él, lo que ha originado sobre nosotros todo tipo de mal.

“Más si en tu aflicción te vuelves a mí,  si te HUMILLARES y CLAMARES, entonces yo OIRÉ desde los cielos, perdonaré tus pecados y sanaré tu tierra”

Dios habló a Moisés en el desierto: “He visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su CLAMOR a causa de sus opresores; pues he conocido sus angustias, y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a una tierra que fluye leche y miel, donde yo los BENDECIRÉ”

Dios no solo anhela sacarnos de nuestra aflicción (esclavitud), sino que él anhela introducirnos en SU BENDICIÓN.

No te dejes engañar; Dios no quiere tu destrucción, Dios no busca nuestro mal, Dios quiere que vivamos siempre bajo SU BENDICIÓN, fuimos creados, diseñados para recibir su bendición.

La Cruz, es la más grande demostración del amor de Dios, donde no sólo quiere salvarnos sino que alcanzamos su bendición.

Como el rescate de la esclavitud de Israel, que no concluía en el desierto, solo era un paso para introducirlos en la tierra de su bendición.
Era un paso necesario para conocerle, para aprender amarle y servirle, así administrar y cuidar la Tierra de bendición.

El vaciar al hombre de sí mismos, y despojarlo de la mentalidad de esclavitud, siempre será para Dios la mayor dificultad.

Amigo(a) y hermano(a):

Deja que su luz alumbre tu oscuridad, y aunque en el polvo de la desesperanza te encuentres, su Espíritu te impartirá su FE, la FE que hará brotar UN CLAMOR de esperanza, un clamor que tocará su corazón y activará sobre tu vida su bendición.

Es su FE  impartida a tu corazón que expresada en un profundo CLAMOR, lo que activará su bendición,
¡ACTIVA TU BENDICIÓN!

viernes, 5 de agosto de 2016

REGOCIJAOS EN EL SEÑOR SIEMPRE

¡REGOCIJAOS EN EL SEÑOR SIEMPRE! "Una reflexión en el camino"
Por Guillermo Ávila 


“REGOCIJAOS EN EL SEÑOR SIEMPRE. OTRA VEZ OS DIGO: ¡REGOCIJAOS! VUESTRA GENTILEZA SEA CONOCIDA DE TODOS LOS HOMBRES, EL SEÑOR ESTÁ CERCA” Filipenses 4:4

No es fácil asimilar estas palabras.
¿Cómo puede Dios pedirme que esté siempre gozoso?  
¿Si tan solo Él conociera mi vida, y todas las cosas que me han tocado vivir? 
Es la común pregunta que nos hacemos, cuándo no vemos una pronta salida, frente a tantas dificultades en nuestro diario vivir: como enfermedades, maltratos, abusos, partida de un ser querido, un conflicto familiar o laboral, un montón de deudas y responsabilidades que nos agobian.  
¿Cómo puede Dios pedirme que esté siempre gozoso?

Si lo normal, por la calidad de vida que nos ofrece este mundo, es vivir estresado,  malhumorados, impacientes, preocupados, muy lejos de experimentar el gozo o regocijo que Dios espera de nosotros. 
Vivimos en un mundo donde tú das a conocer alguna queja públicamente, y en un instante, tendrás una montaña de ellas.
Y la Palabra de Dios nos exhorta: “Estén siempre gozosos” “Regocíjense en el Señor siempre”
Pareciera que Dios desconociera nuestra pobre realidad humana, y no sólo eso, sino que además nos añade:  “Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres”

¿No piensas que es mucho? 

Ya estaba colapsado con tener que estar siempre gozoso, y ahora, también Dios espera que siempre sea gentil, que sea amable y comprensivo con los demás: “Qué vuestra GENTILEZA sea conocida delante de TODOS los hombres”
¿También delante de aquellos que nos ofenden y nos humillan? ¿Y quién es gentil, amable y comprensivo conmigo? ¿No lo hemos pensamos?
Yo me declaro incompetente.

Esto es una locura, es irracional, no cuadra con nuestra mente lógica y natural.
¡El apóstol es masoquista! pensaba por algún tiempo, o disfrutaba de una REVELACIÓN, o de algún tipo de vida, que yo no conocía y no tenía.

Sin duda Pablo lo había aprendido de Jesús, a quién había perseguido, y ahora era su discípulo; de quién está escrito: “Por el GOZO puesto delante de él, sufrió la humillación de la cruz, menospreciando el oprobio”
¿Cómo podría tener GOZO delante de Él, sufriendo la humillación y martirio de la cruz?

Hasta que descubrí, que ni Pablo, ni Jesús eran masoquistas, ellos tenían la REVELACIÓN de la VIDA DE DIOS, de la Paternidad de Dios, y como hijos de Dios podían disfrutar de esa VIDA DIVINA por sobre las circunstancias que tuvieran que vivir.
PABLO disfrutaban de UNA VIDA SUPERIOR, la cual es ESPIRITUAL y ETERNA, la Vida de Jesús, que no sólo le permitiría vivir la eternidad con Dios, sino que la podía experimentar sobre esta tierra, es la Vida indestructible de Dios, que nada ni nadie puede destruir. Una Vida Superior llena de gracia, de poder, de amor, y de GOZO en el Espíritu Santo.

Era la Vida que Pablo había recibido de Jesús, la Vida que por diseño y creación Adán y Eva disfrutaron en el huerto, y que por causa del pecado perdieron en Edén, pero que Jesús vino a restaurar.

“Esta es la VIDA ETERNA enseñaba Jesús, que te conozcan a ti el único Dios verdadero, y conozcan a tu Hijo, a quién tu enviaste” 
“Yo he venido para que tengan Vida, para que la tengan en abundancia”
“Yo les doy Vida Eterna”

Pablo, de haber sido un perseguidor de la fe, había experimentado el perdón de Dios y había recibido la VIDA ETERNA en Jesús, y su vida ahora era un testimonio de la obra salvadora y redentora de Dios para todos los hombres.

Hoy sabemos, que todo aquel que ha nacido del Espíritu de Dios, ha recibido la VIDA DIVINA de Dios, ha recibido el perdón de todos sus pecados, el amor y el GOZO de la salvación. 
El GOZO de la salvación, es fruto de esta Vida que nos llena de fe, de confianza en Dios y en sus promesas, es el GOZO que nos permite caminar sobre las aguas y no ahogarnos, caminar sobre el fuego y no quemarnos, que restaura nuestra relación con Dios para amarle y servirle, y estar dispuesto a dejarlo todo como Pablo, por amor a Él.

¿Recuerdas esa maravillosa experiencia, cuando Dios y su Espíritu era tan real en tu vida?

Si nunca lo has experimentado, sepas en este día, que cuando te vuelves de corazón a Dios, no sólo hay GOZO en los cielos, sino que tu corazón será lleno del GOZO de la salvación.

¿Cómo fue que perdimos el GOZO del Señor?

¿Será que como las vírgenes insensatas, no compramos aceite, y no estuvimos preparados para la venida de nuestro Señor?
¿Será que lo tuvimos por tardanza, y dejamos enfriar nuestro corazón?

La sabiduría del apóstol Pablo nos enseña, que él nunca lo tuvo por tardanza, y nunca permitió que se enfriara su corazón, nunca perdió el GOZO de la salvación. “El Señor está cerca” era su diaria confesión, y el GOZO del Señor era su fortaleza.

Pablo nunca permitió, que las circunstancias que le tocara vivir, las cuales no fueron fáciles, porque muchas de ellas le acercaron a la muerte, ocuparan el lugar del Señor en su corazón.

Pablo nunca permitió, que los afanes de la vida, que el mal testimonio de otros, u otra adversidad, le robaran el Gozo de la salvación, por el contrario, con acción de gracias en oración y ruego ponía diariamente delante del Señor lo que le  tocara vivir, pues así nos exhorta a continuación:
“Por nada estén afanosos, sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias”

Sin duda Pablo lo había aprendido de su maestro, el Discípulo Perfecto, de quién testifica el apóstol Pedro: “El nos dejó ejemplo, para que sigamos sus pisadas; el cuál no hizo pecado, ni hubo engaño en su boca; quién cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino que encomendaba su causa al que juzga justamente”

Pablo había aprendido que para mantener el GOZO de la salvación, y mostrar GENTILEZA  DELANTE DE LOS HOMBRES, primero debía aprender a estar DELANTE DEL SEÑOR, entregando  todos sus afanes, todas sus preocupaciones y problemas que la vida le presentara, en toda oración y ruego, y con acción de gracias.
Descuidar esta “BUENA PARTE” como había enseñado Jesús, daría lugar a los deseos de su carne, a su naturaleza caída y rebelde, la cual nunca estaría dispuesta para Dios.
Pablo sabía que si perdía el Gozo de la salvación, su corazón se llenaría de temores, dudas, quejas y amarguras, y como muchas veces nos ha pasado a nosotros, cuando hemos quedado expuestos en nuestra pobreza de espiritual, a los duros golpes de la vida y a los ataques del maligno, el enemigo de nuestra alma; habiendo olvidado las palabras de Señor:
“Ustedes son pámpanos, no tienen vida en si mismos. Yo soy la Vid verdadera, Yo soy la Vida eterna, sin mí o separados de mí, como los pámpanos se secarán, y serán echados al fuego por su inutilidad”

Jesús es la  única FUENTE de VIDA, es la única FUENTE de AGUA VIVA que quita la sed, el verdadero Pan que nutre nuestras almas. Así nos exhorta el Señor:
“Dos males ha hecho mi pueblo. Me dejaron a mí Fuente de Agua Viva, y cavaron para sí cisternas rotas, que no retienen el agua”

¿No ha sido esa nuestra realidad? y ¿qué hemos logrado?

Aparte de haber perdido la fe, haber perdido el Gozo del Señor, haber perdido su Paz, despojado de los recursos espirituales frente a la vida, sucumbiendo frente a las tentaciones y sus dificultades. Vivimos como cualquier hombre natural, presos de nuestro egoísmo, ira, celos, envidias, malhumorados e impacientes, con una sola diferencia, que ahora somos religiosos.

Frente a la verdad del Evangelio del Reino, que es poder de Dios para salvación, amor y Gozo en el Espíritu Santo.
Pablo lleno de la Vida y del GOZO de Dios es un testimonio de su abundante fruto, así lo declara a continuación: “ Que LA PAZ de DIOS, que sobrepasa todo entendimiento, ha guardado su corazón y sus pensamientos en Cristo Jesús”

Pablo no solo disfrutaba genuinamente del GOZO del Señor, también disfrutaba de la PAZ de Dios en medio de las tormentas de la vida.

¿Estaremos condenados a seguir viviendo en esta condición? ¿Habrá esperanza para los que hemos enfriado el corazón, y hemos perdido nuestro Primer Amor?
.
¿Cómo podemos recuperar el GOZO de la salvación?

De la misma manera que lo obtuvimos la primera vez, cuando nos arrepentimos, cuando humillamos nuestro corazón DELANTE DEL SEÑOR. Cuando recibimos nuestra salvación, o como  también David, rey de Israel, quien después de haber perdido el Gozo de la salvación por haber pecado, se humilló y clamó DELANTE de Dios: “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio. Y renueva un espíritu recto dentro de mí. No me eches de delante de ti, y no quites de mí tu Santo Espíritu. Vuélveme el Gozo de tu salvación, y espíritu noble me sustente”

Dios solícito por sus hijos, se volverá a nuestro corazón, sanará nuestra tierra, perdonará nuestros pecados, y derramará su Espíritu una vez más sobre nuestros corazones, y restaurará todo lo perdido. 
¡REGOCIJAOS EN EL SEÑOR SIEMPRE!




viernes, 29 de julio de 2016

MIRAD LAS AVES DEL CIELO

¡MIRAD LAS AVES DEL CIELO!  "Una reflexión en el camino"
Guillermo Ávila


“Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros, y sin embargo, el Padre Celestial las alimenta. ¿No son ustedes de mucho más valor que ellas?

Es impresionante e inspirador, mirar las aves del cielo cada mañana, y escucharlas cantar, llenan de vida, y de alegría el lugar donde se encuentren, sea un parque, una plaza, en la ciudad o en el campo. 

¿Las has escuchado cantar?¿Han llamado tu atención?¿No reflejan en su cántico, el disfrute de cada nuevo día?

Si pareciera escuchar, un anuncio para toda la creación, que las misericordias  de Dios son renovadas una vez más: ”Oh Buen Creador, gracias por darnos un día más de vida, gracias por permitirnos cantar y volar, gracias por la lluvia y por el sol, por permitirnos disfrutar de tu creación, gracias por preparar nuestro alimento, que para este día es tu provisión”

Las aves, no despiertan con temor o con la angustia de: ¿Qué comeré en este día, o con qué me vestiré?

No tienen temor del día de mañana, ellas confían en la provisión de su creador, y disfrutan la vida que les ha sido concedida, sin envidias, sin codicia, y sin avaricia. Es suficiente razón, para levantarse con una nueva canción.

¿Y qué de nuestra vida? ¿Cómo es nuestro diario despertar?

Jesús nos recuerda hoy, que el MIRAR LAS AVES DEL CIELO, nos entregan una gran inspiración para nuestra fe, para que aprendamos a confiar en su cuidado y provisión, para  creer, en cada una de sus promesas para los hijos de Dios.

¿Acaso vuestro Padre Celestial no tendrá cuidado de vosotros, que valéis más que las aves del cielo?
¿Acaso vuestro Padre Celestial, vuestro Creador, les ha abandonado a vuestras propias circunstancias, o es indiferente a vuestro dolor?
¿Acaso vuestro Padre Celestial, vuestro Creador, no envió a su Hijo como muestra de su gran amor y preocupación, para salvarlos, para perdonarlos y para sentarlos a su Mesa, como hijos redimidos de Dios? 
¿Por qué ponen sus ojos donde no hay luz, donde no hay ninguna inspiración para vivir, en un mundo lleno de confusión?

Esa es la razón, por qué te levantas cada día lleno de temor, lleno de dudas, de inseguridad, y en angustia cada mañana, sin alegría, y sin ningún cántico, ni gratitud en tus labios, donde solo hay quejas, críticas, y murmuración por  todo lo que te rodea, reflejando un corazón lleno de amargura y de frustración.

¿Por qué has decidido vivir en esa condición?
¿Por qué has decidido vivir lejos de su amor?
¿Por qué has rechazado su Paternidad, y vivir en orfandad?
¿Por que has decidido vivir sin Él, lejos de su Hogar, de su provisión, expuesto a los espinos, a la maleza de la tierra, al sudor de tu frente, al temor, a la angustia, a la frustración, a la maldición del pecado, y de su condenación?

¿Dónde tienes puesta tu mirada?

Hoy, te dice el Señor: "Vuelve a mirar las aves del cielo, y vuelve aprender de ellas"

¡MIRADME A MÍ! dice el Señor.¡MIRADME A MÍ, Y SED SALVOS, TODOS LOS TÉRMINOS DE LA TIERRA: PORQUE YO SOY DIOS, Y NO HAY MÁS!

viernes, 22 de julio de 2016

HAN PASADO 45 AÑOS

HAN PASADO 45 AÑOS "Una reflexión en el camino"
Por Guillermo Avila


Han pasado 45 años desde aquel 1971, cuando un grupo de jovencito(a)s entre 15 y 17 años, llenos de energía y valor salían por las puertas del Colegio Integrado de Talca, para enfrentar la vida, desafiados por muchos sueños y diferentes expectativas. Como todo joven que concluye su enseñanza media, para enfrentarse al mundo, al camino de la vida.

45 años que han llenado cada vida de una historia, historias cargadas de alegrías, de penas y de dolores. 
45 años donde hemos acumulado fracasos, logros, frustraciones y también muchas satisfacciones.

Muchos son hoy profesionales, empresarios y actores laborales. 
Algunos han hecho del deporte su vocación.
Muchos han formado familias, y la vida les ha otorgado la alegría de ser padres. 

Sin dudas, que a nuestra corta edad, no podíamos dimensionar lo frágil e incierta que pudiera ser la vida.
Algunos como Daniel, Cesar y Grace vieron truncadas sus vidas a corta edad, la muerte les alcanzó, y hoy les recordamos con amor.
Para algunos el camino de la vida, les otorgó mayores posibilidades que a otros, mayores logros y satisfacciones, para otros, el camino de la vida les resultó más duro y difícil de caminar; como haya sido, todos hemos experimentado en alguna forma el dolor, la angustia, el fracaso, así como el éxito; las alegrías y momentos maravillosos que hoy podemos recordar con gran satisfacción.

Algunos tal vez nunca pensaron viajar, o hacer de otras latitudes su hogar.

Tal vez algunos corrieron demasiado rápido, y el tropiezo, o un duro golpe, les hizo considerar lo apresurado de sus decisiones, y tuvieron que volver a comenzar.
Tal vez algunos no quisieron correr, y los años le han demostrado lo torpe de su decisión, y consideran que ya es tarde, como para volverlo a intentar.
Hay experiencias que nos son comunes a todos los mortales, las lágrimas por alguna pérdida apreciada, el sufrir alguna enfermedad, como también las alegrías por algún logro o satisfacción.

Algunos hemos enfrentado la muerte más de una vez, cara a cara, y solo la gracia de Dios(que es el dador de la vida) nos ha permitido contar nuestra historia, son nuevas oportunidades que nos ofrece Dios y la vida, para remediar algún mal, y el buen camino volver a retomar.

Algunos hemos comprobado, cuan desequilibrados podemos ser en la vida, al gozar de un éxito material y sufrir el fracaso familiar, o gozar de una estabilidad familiar, y no poder la economía consolidar.

Han pasado 45 años, y sin duda, hay muchas historia que contar pero eso, NO ES LO MÁS IMPORTANTE, no es cuántas historias hemos podido acumular, LO MÁS IMPORTANTE, lo más trascendente en la vida, es cuánto hemos podido madurar, es cuánto la vida nos ha podido enseñar, es cuánta sabiduría hemos podido alcanzar, para como herencia legar.

HAN PASADO 45 AÑOS, y me pregunto: 

¿He aprendido a ser más humilde, menos soberbio, menos orgulloso?
¿He aprendido a amar, y a perdonar?
¿He aprendido a ser más honesto, más sincero, y transparente?
¿He aprendido que Dios, la familia, son más importante que mi trabajo?
¿He aprendido el valor de ser padre, o el valor de la amistad con los hijos?
¿He aprendido el valor, el respeto, y amor a mi esposo o esposa?
¿He aprendido a honrar a mis padres?
¿He aprendido a ser más tolerante, más paciente, a ser una mejor persona?

Sin duda, en general como sociedad chilena, hemos aprendido MUY POCO del dolor, y del sufrimiento de nuestra historia.

Han pasado 45 años, que me han hecho no solo recordar, sino también reflexionar.


miércoles, 13 de julio de 2016

LA DISCIPLINA DEL PADRE

“LA DISCIPLINA DEL PADRE”  Una reflexión en el camino
Por Guillermo Ávila



“Cuando éramos niños, nuestros padres aquí en la tierra nos corregían, y los respetábamos. ¿Por qué no hemos de someternos, con mayor razón, a nuestro Padre Celestial, para obtener LA VIDA?” Hebreos 12:9

Todo hijo sobre esta tierra crece con alguna medida de disciplina, bien o mal aplicada, y es lo que desarrolla una buena o mala relación entre padres e hijos.
Una correcta disciplina debe apuntar a un claro objetivo, sea este intelectual, artístico, artesanal, deportivo, moral, religioso, etc.
Todos desarrollamos algún tipo de disciplina, y son la áreas que desarrollamos en la vida.

“Nuestros padres aquí en la tierra nos corrigen, según lo que les parece más conveniente, y aún así los respetamos”
Como la irresponsabilidad, la impuntualidad, la mentira, el engaño, el desorden moral e intelectual, la avaricia, el tabaquismo,el alcoholismo, etc. también son desarrolladas en la vida, y en la mayoría de los casos crecieron junto con nosotros en nuestro hogares.

QUÉ IMPORTANTE ES EL ROL DE LOS PADRES, CUANTA RESPONSABILIDAD RECAE SOBRE ELLOS.

Una de las causas de nuestro CAOS SOCIAL Y FAMILIAR en la formación de los hijos, es la FALTA  DE MODELOS VÁLIDOS, para inspirar a los jóvenes a asumir  una “paternidad responsable”

¿Qué inspiración de responsabilidad puede recibir un joven que le toca crecer, con padres que no pudieron validar un pacto de amor para toda la vida?
¿Qué modelo de vida les podemos entregar a nuestros jóvenes, cuando ellos crecen con padres inconsecuentes, corruptos, inmorales, que solo les interesa el dinero, y que no les importará la forma o el medio para obtenerlo?
¿Qué modelo de vida le entregaremos a nuestros hijos, si al ejercer liderazgo en nuestra sociedad, sea político, laboral, religioso, educacional, paternal, etc. pisoteamos frente a todos “NUESTRO DISCURSO FILOSÓFICO Y MORAL” de principios para edificar  sociedades justas, familias con honra y dignidad, sin siquiera  avergonzamos de nuestra falta de integridad.

NECESITAMOS URGENTE UN CAMBIO DE REFENTE PARA NUESTRAS VIDAS
NECESITAMOS URGENTE UN CAMBIO DE PATERNIDAD, NECESITAMOS URGENTE COMO SOCIEDAD PONERNOS BAJO UNA DISCIPLINA QUE NOS LLEVE A LA VIDA Y NO A LA MUERTE.

Dios nuestro creador, es nuestro Padre Celestial que nos ama, es el VERDADERO REFERENTE para LA PATERNIDAD TERRENAL.
Dios nuestro Padre nos ha demostrado su amor, dándonos a su propio Hijo.
Dios nuestro verdadero Padre, nos ha dado su Espíritu para participarnos su naturaleza, para hacernos sus hijos en su Hijo, y desarrollar en nosotros su VIDA. UNA VIDA TRASCENDENTE.
Y como todo Padre que ama a sus hijos, los disciplina, para desarrollar en ellos su Propósito, conformarnos a  su Hijo, la imagen que todos perdimos producto del pecado heredado.

“¿Por qué no hemos de someternos, con mayor razón a nuestro Padre celestial, para obtener la VIDA QUE PROVIENE DE DIOS?”
“Nuestro Padre celestial nos corregirá para nuestro verdadero provecho”
“Si, Él nos predestinó desde antes de la fundación del mundo, para que fuesemos adoptados hijos suyos, en amor, por medio de su Hijo Jesucristo, por el puro afecto de su voluntad”
“El Padre no quiere cualquier tipo de hijos, El Padre quiere hijos  santos y sin mancha delante de Él”

¿CUÁNTO NECESITAMOS RECONOCER A NUESTRO VERDADERO PADRE, que con amor nos corrige y nos disciplina, para hacernos santos, como Él?
Nos quiere ver crecer en gracia y sabiduría como su HIJO. 
SOLO QUIÉN ES VERDADERO PADRE CORREGIRÁ A  SU HIJO, Dios, nuestro Padre celestial, NO CORREGIRÁ, a quién no reconozca su paternidad, lo dejará como un  bastardo, a su libre albedrío, a su voluntaria condenación y muerte.

Porque SOLO QUIÉN ES HIJO acepta la corrección de su Padre, porque toda disciplina o corrección al aplicarla, no es agradable al momento, muchas veces es dolorosa, pero luego dará fruto a quien la recibe, un fruto lleno de paz y de justicia.

“Un bastardo” tiene un espíritu indomable, incorregible, lleno de rebeldía, orgullo y soberbia. Resistirá su disciplina.
“Un hijo” tiene un espíritu humilde, acepta corrección, reconoce sus errores, cambia de actitud, pide perdón y perdona, buscará honrar y agradar a su Padre. Aceptará su disciplina.

LA DISCIPLINA DEL PADRE.







miércoles, 6 de julio de 2016

POR LA GRACIA DE DIOS

POR LA GRACIA DIOS “Una reflexión en el camino”
Por Guillermo Ávila



“Pero el da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acercaos a Dios, y Él se acercará vosotros. Pecadores, limpiad las manos, y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones” Santiago 4:6-8

Los apóstoles, hombres preeminentes en el desarrollo de la iglesia, testigos de los padecimientos de Cristo, y testigos de su victoria sobre el pecado y sobre la obra de Satanás quién procuro a toda costa, abortar la misión de nuestro Salvador.
Ellos tuvieron la misión de llevar a la iglesia a vivir victoriosamente y establecerla sobre esta tierra. Quién más que ellos nos pueden enseñar a vivir nuestra fe, y a sobreponernos sobre todo ataque del maligno.

LA GRACIA DE DIOS, es el recurso suficiente dado por Dios, para vencer todo poder y toda obra del diablo. LA GRACIA DE DIOS, que es derramada sobre corazones humildes.

LA GRACIA, que nos es dada por someternos a Dios y a su voluntad.

El apóstol Santiago nos declara que existen DOS CONDICIONANTES, que nos impiden alcanzar esta GRACIA DE DIOS:

1.- NUESTRA CONDICIÓN DE PECADORES. 
Condición que nos hace creer que somos suficientes en nosotros mismos para vencer toda obra de Satanás. 
Es creer que con tus manos podrás pelear contra el enemigo de tu alma. Es una actitud soberbia.
Actitud que nos hace ser individualistas, no depender de los demás y no necesitar de Dios; siendo presa fácil de quién gobierna este mundo, lo manipula y lo arrastra a la condenación.

El Hijo de Dios, quién venció a Satanás en la cruz, es quién puede salvarnos y librarnos de tal condición, y trasladarnos al gobierno de Dios, donde somos protegidos y guardados de todo mal, donde todos nuestros pecados nos son perdonados y la GRACIA de Dios es sobre nuestras vidas. 
Él es Salvador de todos los que le invocan.

2.- SER DE DOBLE ÁNIMO.
Es tener una doble forma de actuar. Por un lado queremos a Dios y sus beneficios, y por otro lado nos gustan las propuestas del diablo.
Una persona en esa condición nada podrá lograr en Dios, es indefinido, es inconstante en todos sus caminos. No se puede querer el cielo y al mismo tiempo el infierno.
Es como la ola del mar, o como el tamo que arrebata el viento y es arrastrada  a cualquier lugar.
Es una vida moldeable y arrastrable por cualquier circunstancias, es una vida pobre y miserable, llena de inseguridades y frustraciones. 
Es  un corazón malo, lleno de dudas y tibieza, no es frío ni caliente, enferma el corazón de Dios, y le hace vomitarle.

Para recibir LA GRACIA DE DIOS, tiene que haber una decisión radical, que limpie y purifique el corazón.

Si quieres ver días mejores, si quieres vivir bajo LA GRACIA de Dios, tienes que tomar una decisión HOY. 
Tienes que acercarte a Dios, tienes que someterte a Él, tienes que permitir que su Palabra limpie tu conciencia y renueve tus pensamientos.
Él se acercará ti, y hará morada en ti y disfrutarás su presencia.
Satanás el diablo ya no te engañará más, LA GRACIA  de Dios te dará autoridad sobre él, y vivirás una vida victoriosa sobre el enemigo de tu alma, POR LA GRACIA DE DIOS.



jueves, 16 de junio de 2016

NO ESCUCHES AL DIABLO "Una reflexión en el camino"

LA FAMILIA: “NO ESCUCHES AL DIABLO”
Una reflexión en el camino
por Guillermo Avila



“Por tanto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban” Génesis 2:24,25

Dios describe su maravilloso diseño para el hombre, la conformación de una familia que le honrara y trajera fruto para él sobre esta tierra.
Dios describe su perfecto orden para llevar a cabo su Propósito: Primero Dios, luego el varón, luego la mujer y luego sus hijos, y en quinto lugar el trabajo y servicios fuera del hogar. 

Es el establecimiento del gobierno de Dios sobre esta tierra, que traerá su bendición y plenitud sobre todas las familias, en un maravilloso contexto de amor y armonía, UN HUERTO lleno de recursos y provisión de Dios para ellos.

Satanás centró y centrará su ataque a destruir ese orden establecido por Dios, porque sabe que fuera del orden de Dios todo será caos, desorden y oscuridad. El hombre será presa fácil de su plan destructor.

Satanás sabe que fuera del gobierno de Dios, el hombre no tendrá acceso al árbol de la vida, a la sabiduría y al conocimiento espiritual que le permitirá vivir y alcanzar el diseño de Dios sobre esta tierra.

Satanás atacará la base de la unidad familiar, el orden establecido por Dios.

Satanás atacará y procurará engañar, distraer y confundir en el interior de la familia, se vestirá como ángel de luz si es necesario para llevar a cabo su maligno plan. 

Su ataque tendrá como objetivo romper y destruir la unidad matrimonial establecida por el orden de Dios, y crear entre ellos un brecha irreconciliable, e introducirse en el seno de la familia para producir daño y muerte, no solo entre ellos, sino dañar su linaje, los preciosos y maravillosos hijos depositados por Dios a los padres, para su cuidado y formación.

LA ESTRATEGIA DE SATANÁS

Se vestirá como serpiente, bella e inteligente, se vestirá como ángel de luz, se vestirá carismáticamente atractivo para engañar e introducir sus mentiras, para distorsionar y romper el orden de Dios al interior de la familia.

Satanás no ha cambiado en su estrategia, EL SIGUE HABLANDO para engañar y destruir la bendición de Dios.

Usará los medios de comunicación, psicólogos modernistas, personajes carismáticos de TV, las teleseries y películas, y tantos otros medios para atacar con sus mentiras, lograr la atención de los hombres y destruir el orden de Dios.

Al igual que Adán y Eva, hoy hay muchos hombres y mujeres que ESCUCHAN AL DIABLO,  y NO ESCUCHAN LA VOZ DE DIOS.

"QUIÉN ESCUCHA AL DIABLO, TERMINARÁ CREYENDO Y ACEPTANDO SUS MENTIRAS" y al igual que Adán y Eva,  terminarán cayendo en su trampa.

¿Tú, a quién escuchas?

Hoy hay muchos, aún creyentes, que no escuchan la voz de  Dios, y escuchan las mentiras de Satanás y terminan creyendo y obedeciendo sus mentiras. 
El resultado: muchos divorcios, muchos hijos abandonados, sin padres que les cuiden y les formen.
Sociedades con generaciones de jóvenes rebeldes, violentas, llenas de frustraciones, resentimientos y confusión de verdadera identidad.
Un mundo que ha distorsionado el diseño natural de Dios para el matrimonio y la conformación de la familia.

¿Tú, a quién escuchas?

¿Escuchas la voz de Dios o la voz del diablo?

LA FE DE DIOS VIENE POR OÍR A DIOS.

¿Quién dijo que el matrimonio es para toda la vida, y que lo que Dios une el hombre no tiene derecho a dividirlo? 
El divorcio no nace en el corazón de Dios, nace en la dureza del corazón de los hombres.

¿Quién dijo que los cónyuges deben ser fieles y leales entre ellos?
El matrimonio es un pacto, un compromiso de fidelidad delante de Dios para toda la vida, cuando estemos bien y cuando estemos mal, hasta que la muerte los separe.

¿Quién dijo que debemos perdonar los errores de los demás, porque si no perdonamos, Dios tampoco nos perdonará a nosotros? 
Siempre habrán errores y equivocaciones al interior de la familia que deberemos perdonar y sanar.

¿Quién dijo que la relación matrimonial debe ser en un contexto de transparencia, sinceridad, honestidad, sin sentir vergüenza el uno del otro? Y serán una sola carne.

¿Quién dijo que el varón es sacerdote sobre su casa, y el principal responsable delante de Dios de preservar la unidad en la familia?  Dios lo confrontará y le pedirá cuentas.

¿Quién dijo que el rol de la esposa es ser ayuda idónea, para  junto a su esposo obedecer a Dios para cumplir así juntos su maravilloso Propósito?

¿Quién dijo que la cabeza de todo varón es Cristo, y la cabeza de la mujer es el varón, y la cabeza de Cristo es Dios? ¿Quién estableció ese orden para la familia?

¿Quién dijo que el marido debe amar a su mujer como Cristo amó (dando su vida) a su iglesia?

¿Quién dijo que el desarrollo de un espíritu apacible y afable en una mujer, es de gran estima delante de Dios, y que la mujer sabia edifica su casa?

Este es el orden establecido por Dios y el rol que cada uno debe asumir, es lo que establece una unidad inquebrantable en el matrimonio, porque Dios la sustenta, y donde el maligno no tiene cabida.

Es la UNIDAD en la familia que permite que los hijos crezcan seguros, sanos, en una cobertura de amor y autoridad.

Eva escuchó al diablo y Adán consintió en ello.

Al escuchar la voz del diablo, terminaron creyéndole y obedeciéndole, y abrieron una brecha que rompió la unidad establecida por Dios al interior del matrimonio, una brecha que el diablo utilizaría para matar, robar y destruir.

Al escuchar la voz del diablo y obedecerla, Adán y Eva perderían la cobertura de Dios, perderían el acceso al árbol de la sabiduría, el conocimiento espiritual para la vida, y quedarían expuestos a su libre albeldrio para cosechar con el tiempo el fruto de su propio extravío.

Adán y Eva no solo perdieron la unidad entre ellos, la traspasaron a su linaje, y sus hijos también se dividieron.
Dejaron entrar la mentira y el engaño, dejaron entrar el caos, la oscuridad y la muerte al seno mismo de su hogar.

Fue tal el caos, que Caín el hijo mayor mataría a su hermano menor Abel, y se perdería el principio que establece el gobierno de Dios sobre los hombres, DONDE EL MAYOR BENDICE AL MENOR.

Sus consecuencias afectarían  todo orden de cosas, donde el mayor que tiene que bendecir al menor, lo explota, lo abusa y lo humilla.

Así fue como entró el mal al mundo, por escuchar al diablo.

Satanás propinó un duro golpe  en el seno de la familia, y sus efectos se hacen sentir hasta el día de hoy sobre nuestras naciones.

Jesús el Hijo de Dios vino a salvar y restaurar lo que estaba perdido, los hombres perdimos el gobierno y el orden de Dios sobre nuestras vidas y familias, y hemos sufrido las consecuencias de ello. Escuchar a Dios nos restaura a su diseño y Propósito original.

¿Y tú, que voz estás escuchando?

NO ESCUCHES AL DIABLO